El lunes, la empresa Siam, que pertenece al Grupo Newsan, despidió a veinte trabajadores, que ayer permanecieron en la puerta de la fábrica metalúrgica ubicada en la localidad de Piñeiro (Avellaneda), en reclamo de sus reincorporaciones.

La empresa incumplió la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo, lo cual motivó la permanencia de los despedidos. La conciliación estipulaba que estos vuelvan a sus puestos hasta la semana próxima para que las partes lleguen a un acuerdo. Hoy habrá una mesa de negociación en la delegación del Ministerio de Trabajo en Avellaneda, donde los trabajadores esperan que la empresa revea su postura, y de la que participará la representación gremial de la UOM.

“Es grave que la empresa siga con esta postura cuando se sabe que plata no le falta. No está en crisis, es una multinacional muy fuerte”, dijo a Contexto Luciano Flores, uno de los despedidos. Añadió que la empresa se encuentra en un proceso de reconversión que incluyó una serie de despidos a lo largo de este año. En agosto se eliminó el turno tarde, con la consecuente pérdida de sesenta puestos de trabajo, a los que les siguieron otros 85 retiros voluntarios. “En 2014 había tres turnos y éramos cerca de quinientos”, comparó Flores.

Siam fabrica heladeras y es parte del grupo multinacional Newsan, del que también son parte las empresas Sanyo, Philco, Atma, Noblex y Sansei. Los trabajadores señalan que la empresa se está convirtiendo en importadora. Por esto, tras los despidos sólo permanecen sesenta empleados. “Están importando heladeras de China y México”, afirmó Flores.

La reconversión también incluye la precarización de las condiciones laborales. El trabajador indicó que la empresa contrató a nueve obreros en los últimos dos meses. ”No estamos en contra de que se incorporen compañeros, pero es contradictorio que echen a veinte y contraten a nueve. Están cambiando la planta permanente por contratos”.

Una situación similar fue la de la planta de calzado Gaelle, ubicada a dos cuadras de Siam, en Piñeyro, donde hubo cincuenta despidos por la reconversión para importar y dejar de producir.

Los despidos en Siam se enmarcan en la aceleración de la destrucción del empleo desde que Cambiemos profundizó sus políticas de ajuste a lo largo de este año. Un reciente informe del Centro de Economía Argentina (CEPA) apuntó que este año hubo 56.969 despidos, 15.825 del empleo público y 44.144 del privado. Entre los privados, en los últimos dos meses el sector más afectado fue la industria, que representó el 74% entre despidos y suspensiones. En este lapso ascendieron a 20.872 casos, siete veces más que en el mismo período del año anterior, cuando hubo 3.087 casos.

En tanto, desde Adimra, asociación que agrupa a empresas metalúrgicas, relevaron que el sector registró una caída del 6,6% en la comparación anual, mientras que la utilización de la capacidad instalada se ubicó en apenas el 53,1%. A su vez, señalaron que el nivel de empleo cayó un 3,8% en septiembre y en nueve meses acumula una merma del 0,7% frente a 2017.