“Si alguien me dice de dónde sacar los recursos, encantado”, fue la respuesta que en varias oportunidades esbozó el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, ante los cuestionamientos de diputados y senadores de la oposición durante la defensa que hizo del proyecto de presupuesto provincial este martes en el Salón Dorado de la Cámara Alta.

Desde el mediodía de ese martes, el titular de Hacienda de María Eugenia Vidal expuso el proyecto que llegó al Senado la semana pasada y defendió el ajuste que Nación derivó en la provincia de Buenos Aires, la más perjudicada en el presupuesto nacional. “Nación, provincia y municipios tendrán que hacer un esfuerzo para esa necesidad de equilibrio fiscal primario para el año que viene”, dijo, y apuntó que en esa “lógica de esfuerzo compartido es muy difícil para la provincia asumir el costo de las transferencias; ‘cero’ a los municipios es muy difícil”.

florencia saintout (presidenta del bloque de diputados FPV-PJ): “Yo no sé cómo llegan a decir que este no es un presupuesto de ajuste cuando la salud y la educación representan un porcentaje menor en el total del presupuesto que el año pasado”.

Lacunza realizó un diagnóstico sobre la situación actual en la provincia, en la que advirtió que “estamos atravesando el valle de la recesión”, y señaló con optimismo que a partir del verano comenzarán a verse “manchones de reactivación”. En la misma línea metafórica, el ministro estimó que para el año que viene se espera “una foto productiva con más verdes y amarillos que en 2018”, y tal como hizo el equipo económico de Cambiemos a nivel nacional, apostó todas las fichas a la “cosecha récord” durante las campañas de 2019.

En relación con la actual crisis, también sostuvo que “gracias a que tenemos las cuentas ordenadas desde antes de los problemas financieros, la provincia pudo funcionar como un amortiguador de la crisis y no como un propagador, como sucedía en el pasado”.

Con respecto a la deuda de la Administración bonaerense, el ministro sostuvo que, a pesar del pedido de autorización de mayor endeudamiento, en términos netos el año próximo se mantendrá en los mismos niveles. Por otro lado, aclaró uno de los artículos del proyecto referido al financiamiento a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, al que la provincia, según Lacunza, le pediría el año que viene hasta 10.000 millones de pesos.

“Yo no sé cómo llegan a decir que este no es un presupuesto de ajuste cuando la salud y la educación representan un porcentaje menor en el total del presupuesto que el año pasado; cómo no se habla de ajuste cuando lo único que aumenta es servicios de deuda”, cuestionó la presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, y criticó también la falta de respuestas concretas a una pregunta del senador Sergio Berni sobre el presupuesto para pauta oficial. “Cómo se explica que este Ministerio de Asuntos Públicos tiene asignados 218 millones para la comunicación, que no es pauta oficial, o que la Secretaría de Medios tenga 691 millones mientras que el Ministerio de Ciencia y Tecnología tiene 120 millones”, preguntó.

Teresa García, presidenta del bloque de la misma fuerza pero en la Cámara Alta, también criticó la falta de datos que permitan constatar la ejecución presupuestaria de lo aprobado el año pasado. En ese sentido, explicó que recién en noviembre el gobierno publicó los datos de la ejecución para los primeros seis meses cuando la ley sostiene que debe presentarse un informe trimestral. Según Lacunza, el servicio informático a través del cual publican esos informes fue el causante del problema.

Desde UC también advirtieron que la intención del gobierno de Vidal es solicitar un endeudamiento que supera los 100 mil millones de pesos a través de distintos instrumentos, mientras la Administración provincial insiste en que el pedido de autorización de endeudamiento para 2019 será de 68.500 millones.

La deuda fue uno de los temas recurrentes en la reunión. Desde distintos bloques preguntaron al ministro en base a qué indicadores estima que el año que viene los mercados se mostrarán más amigables que durante 2018. “La bola de cristal no la tenemos”, dijo el funcionario, y sostuvo que en caso de no poder acceder a ese financiamiento “activaremos un plan B”.

Desde UC también advirtieron que la intención del gobierno de Vidal es solicitar un endeudamiento que supera los 100 mil millones de pesos a través de distintos instrumentos.

“Hoy estamos tratando este presupuesto merced de lo que fue votado en Diputados y donde claramente la provincia de Buenos Aires es la más perjudicada”, evaluó el diputado Jorge D’Onofrio, del Frente Renovador, y consideró que “todas las prebendas que les dieron a las otras provincias las pagamos los bonaerenses”.

Otro de los aspectos más consultados fue el presupuesto estimado para el Astillero Río Santiago, que desde hace meses se encuentra paralizado y los trabajadores denuncian un vaciamiento. “La ejecución de este año ha sido de 2.800 millones de pesos y el año que viene se prevén unos 3.100”, dijo Lacunza sobre este punto, aunque la diputada Susana González cuestionó que entre el presupuesto votado el año pasado y el que envió este año su cartera hay una diferencia de 12%, que representa unos 400 millones de pesos menos. “No se va a cerrar, no se va privatizar, vender o echar personal”, remarcó el ministro.

“Con la gente afuera”

Luego de la presentación del ministro, los bloques de Unidad Ciudadana de ambas Cámaras brindaron una conferencia de prensa en la que coincidieron en la falta de respuestas concretas a los principales cuestionamientos referidos al endeudamiento, la reducción presupuestaria en términos reales de áreas como salud o educación y la transferencia de responsabilidades a los municipios.

“La sensación que tenemos es que no se han respondido puntualmente las preguntas que se han hecho”, sostuvo García en diálogo con la prensa, y añadió: “En definitiva, lo que hubo fue una presentación formal que cierra en los números y en los papeles con la gente afuera”.

“Habló con liviandad de la deuda, imaginando que algo sucederá o cambiará el año que viene, augurando estos manchones de reactivación”, manifestó la senadora, y señaló que “ha defendido lo indefendible porque lo expresado aquí no tiene nada que ver con la realidad que viven los bonaerenses”.

Mariano Pinedo, en representación de los diputados, cuestionó: “Está atado a los condicionamientos del presupuesto nacional, donde los detalles gruesos se definen afuera, de la mano de los organismos de crédito internacional”.

teresa garcía (presidenta del bloque de senadores FPV-PJ): “Habló con liviandad de la deuda, imaginando que algo sucederá o cambiará el año que viene, augurando estos manchones de reactivación”.

También consideró que “es un presupuesto que transfiere irresponsablemente el costo de las tarifas de transporte y energía a los municipios”, que puede “generar un agujero en las Administraciones locales, que son las que terminan resolviendo la mayoría de los problemas de la población bonaerense”.

“El capricho y la actitud servil de la gobernadora con la Administración nacional hace que la provincia pierda recursos”, señaló Berni, y agregó: “Nosotros no podemos aceptar un presupuesto donde ciencia y tecnología reciba cinco veces menos de lo que costará el año que viene el blindaje mediático de Vidal en pauta oficial”.