Bajo un sol radiante, la Feria de Productores familiares Manos de la Tierra cumplió sus primeros diez años de vida y lo celebró a lo grande en los jardines de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Fue una jornada en donde miles de personas pudieron recorrer los diferentes stands que ofrecían verduras agroecológicas, quesos y embutidos, dulces y conservas, frutas de estación y artesanías en madera, indumentaria, decoración, cerveza artesanal, entre otros productos de la economía social.

Durante la mañana se presentó la obra de teatro Tanto Tomate, una creación colectiva del Teatro Rústico y el grupo de baile Esencia Chaqueña. A la tarde tocó la orquesta escuela de la UNLP compuesta por niños y jóvenes de distintos barrios platenses y la banda musical Manos de la Tierra. En tanto que los estudiantes del taller de Producción y Realización de Contenidos de la Tecnicatura de Comunicación Popular de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social realizaron una radio abierta por la que se escucharon las voces de este encuentro especial.

Protagonistas

“Son diez años de construcción y encuentro”, afirma Sergio Dumrauf, uno de los mentores de este espacio de comercialización en la Facultad de Veterinaria y trabajador del IPAF Pampeano del INTA. “Manos nació en noviembre del año 2008 como consecuencia de un trabajo conjunto con quinteros y agricultores de la zona”, en el proyecto de extensión “Manos de la Tierra” Fortalecimiento de la Agricultura Familiar en el Gran La Plata. “Esto lo hicimos con la intención de llegar directo al consumidor e ir agregando valor a la producción”.

Eli participa casi desde sus inicios en la feria. Jujeña de nacimiento, migró hace unos años para buscar una vida mejor y después de años difíciles pudo establecerse en la zona agrícola de La Plata. Se muestra contenta. “Gracias a que nos organizamos podemos vender todas las semanas nuestras verduras; para nosotros es muy importante, ya que nos asegura un ingreso familiar”, y agrega: “Hoy es un día especial, un día muy lindo para compartir con nuestros clientes y mucha gente que viene por primera vez”.

Elvira, exdocente, ahora vende dulces caseros en la Feria La Veredita Mercado Popular, otro espacio del circuito de Ferias de la Economía Social y Solidaria que cada día de la semana comercializa productos de la agricultura familiar en algún punto de la ciudad de las diagonales. “Para nosotros estar acá significa dos cosas: primero, un placer por poder compartir con otros feriantes y con la gente que nos visita, y por otro lado, un compromiso de seguir apostando por estos lugares de venta de productos artesanales y sanos”, afirma con entusiasmo y una amplia sonrisa.

Por su parte, Marcos Hall, director del IPAF Región Pampeana, aseguró que el INTA acompaña desde el inicio el fortalecimiento del sector: “Esta feria es un ejemplo de organización y articulación entre productores familiares y el Estado, y demuestra que trabajando en conjunto podemos aportar a que los productos lleguen sin intermediarios a los consumidores, asegurando calidad y un buen precio”.

“El IPAF se enmarca en la línea de trabajo de comercialización, donde hacemos un trabajo interdisciplinario con otras líneas de investigación enfocando los problemas de manera integral para mejorar no sólo la venta, sino el acceso a tecnología, a productos más sustentables o asesorando en temas legales”, concluyó.

Cabe destacar que la Feria Manos de la Tierra, del Productor al Consumidor funciona los miércoles de 8 a 14 hs en la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales y los viernes en el mismo horario en la Facultad de Ingeniería, ubicada en 1 y 47.

Ya sobre el final del día, mientras se desarmaban los puestos y algunos rezagados compraban lo que quedaba, se escuchó una voz que nadie se atrevió a contradecir: “La Feria Manos llegó para quedarse”.