En lo que va del año, en Argentina ya hubo al menos 216 femicidios, es decir, una muerte por violencia machista cada 34 horas. Estos números se desprenden del Registro Nacional de Femicidios, informe realizado por la organización Mumalá en todo el territorio nacional entre el 1º de enero y 10 de noviembre de 2018.

A través de un relevamiento de medios gráficos y digitales, Mumalá recabó datos de las víctimas, los agresores, así como de sus contextos. Del total de casos, 191 corresponden a femicidios de mujeres, mientras que hubo 21 femicidios vinculados –de mujeres, hombres, niñas y niños– y 4 trans/travesticidios.

Analia Kelly (coordinadora provincial de Mumalá): “Lo que observamos es que sigue habiendo mucha falta de políticas públicas en torno a cómo trabajar la violencia de género”.

Mumalá detalla que el 93% de los femicidios fueron perpetrados por hombres con vínculos cercanos a las víctimas –pareja, expareja, familiar, conocido–. “Lo que observamos es que sigue habiendo mucha falta de políticas públicas en torno a cómo trabajar la violencia de género”, dijo a Contexto Analia Kelly, coordinadora provincial de Mumalá, quien destacó que gran parte de los femicidios relevados, el 22%, tenía denuncias, mientras que en el 12% había medidas de protección, evidenciando así una falta de seguimiento de los casos.

“Una de las primeras cosas que observamos es la falla del monitoreo. Se aplica la restricción perimetral, se hacen las denuncias –que se han ido acrecentado después de cada ‘Ni una Menos’– y sin embargo no hay un monitoreo, un seguimiento y acompañamiento efectivo para que no termine en femicidio”, explicó la referenta de Mumalá. “No hay un mejoramiento de la política pública ni de la efectividad”, agregó.

Por otro lado, el informe también detalla que catorce eran niñas y adolescentes menores de quince años, de las cuales el 78% fueron abusadas y el 42% estuvieron desaparecidas. Asimismo, diez fueron asesinadas por miembros de su familia.

En este complejo escenario, los presupuestos destinados a estas políticas, desde la llegada de Cambiemos, vienen en constante reducción. El año pasado, organizaciones civiles denunciaron un recorte del presupuesto 2017 en 67 millones respecto del año anterior para el Consejo Nacional de las Mujeres –hoy devaluado en Instituto– y la implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres (PNA).

En 2018 volvió a suceder lo mismo. “En primer lugar, se pudo observar una disminución significativa del presupuesto asignado a este sector en comparación al año anterior. Mientras que en 2017 se asignó al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM, actualmente INAM) $163.500.000, para 2018 el monto presentado es de $161.548.292”, advirtieron desde Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), la Comisión Argentina de Migrantes y Refugiados (CAREF), la Fundación Mujeres en Igualdad (MEI) y la Fundación Siglo 21.

El año 2019 no es la excepción. “A pesar del sostenimiento de la violencia machista, en nuestro país el Gobierno Nacional destinará en el Presupuesto 2019 la suma de 234,3 millones de pesos al Instituto Nacional de las Mujeres (INAM), organismo encargado de la aplicación de la Ley 26.485, es decir, tan sólo $11,36 por mujer. Dicho presupuesto, con la inflación proyectada, implica una retracción del 18% con respecto al asignado en 2018. Asimismo, los fondos destinados al monitoreo del Plan Nacional de Acción disminuyó de 50 millones en 2018 a 32 millones para 2019”, destacó Mumalá en su informe. “$11,36 no puede bajo ningún punto resolver ninguna política pública para ponerle fin a la violencia machista”, consideró Kelly.

de los 216 femicidios, el 32% ocurrió en la Provincia de Buenos Aires: es decir, setenta mujeres fueron asesinadas en contexto de violencia machista.

En tierra de Vidal, la mayor cantidad de femicidios del país

La coordinadora provincial de Mumalá explicó que de los 216 femicidios, el 32% ocurrió en la provincia de Buenos Aires: es decir, setenta mujeres fueron asesinadas en contexto de violencia machista.

“Continuamos siendo la provincia en todo el país con mayor índice de femicidios, y no sólo eso, sino que muestra un crecimiento. Años anteriores no llegaba al 30% del general: se mantenía en un 25%. En Buenos Aires ha aumentado, en comparación con el resto del país”, detalló Kelly.