Tras la llegada definitiva del FMI a la vida económica de Argentina y su repercusión en lo dispuesto en el presupuesto nacional de 2019, los sectores que se verán más afectados ya comenzaron a salir a las calles para hacer saber su descontento. Esta vez será el turno de la comunidad de personas con discapacidades, que sufrirán el ajuste dispuesto por Mauricio Macri al recortar beneficios y prestaciones en las pensiones por invalidez.

Asociaciones civiles e instituciones marcharán a la Casa Rosada hoy en la “Marcha de las sillas vacías”, donde se entregarán sillas de ruedas de manera simbólica y se presentarán las exigencias de este sector.

Daniel Lipani (autoridad de la Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos): “Estamos hablando de 800 mil personas con pensiones por discapacidad que se ven afectadas. podríamos hablar tranquilamente de un genocidio”.

La movilización busca como objetivo que “se dé marcha atrás con la decisión generalizada de dar de baja pensiones no contributivas por invalidez por incompatibilidad con el Decreto 432/97, que debe ser revisado desde las normativas actuales en discapacidad y el proceso histórico de entrega de las pensiones”. Las agrupaciones convocantes sostienen que “no se puede generar angustia en las personas con discapacidad”.

A tal efecto, se le entregará un petitorio al jefe de Estado y se colocarán más de cien sillas de ruedas vacías alrededor de la Pirámide de Mayo, “para pedirle que tenga en cuenta a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad: las personas con discapacidad”. También se reclamará el “desarrollo de fuentes laborales para las personas con discapacidad, en particular que se dé cumplimiento a los cupos laborales en el Estado”.

En el lugar se darán cita escuelas especiales, centros de día, centros educativos terapéuticos, hogares, transportistas, centros de rehabilitación, servicios de apoyo a la inclusión escolar, residencias, nucleados en el Foro de Promoción y Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

“Estamos hablando de unas 800 mil personas con pensiones por discapacidad que se ven afectadas por esta resolución del gobierno. Podríamos hablar tranquilamente de un genocidio. Si bien entendemos que hay cosas a revisar, el compromiso que había tomado el gobierno era otro. También reclamaremos por los retrasos en las prestaciones del programa Incluir Salud, lo cual es una maniobra de ajuste encubierto a las instituciones que prestamos servicios”, dijo a Contexto Daniel Lipani, autoridad de la Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos (AIEPESA), una de las tantas entidades que coordinarán la manifestación que mañana tendrá lugar frente a la Casa Rosada.

Cabe recordar que luego de la primera baja generalizada por el gobierno en 2017, la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad presentó un amparo para frenar la medida. Tras ser suspendida, ahora el oficialismo volvió a poner en marcha la quita de pensiones. Lipani explicó que el gobierno pretende que los miles de discapacitados que reciben pensión presenten nuevamente sus documentaciones en un plazo expeditivo de diez días, lo que traería trabas operativas inevitables y pondría en riesgo la continuidad de las pensiones. “Son alrededor de 5.500 pesos y, si bien parece una cifra magra, con ese monto muchos comen cada día. No sabemos cómo van a resolver las personas los requisitos”, explicó

“Son alrededor de 5.500 pesos y, si bien parece una cifra magra, con ese monto muchos comen cada día. No sabemos cómo van a resolver las personas los requisitos”

Además de AIEPESA, confluirán en la movilización delegaciones del Cotolengo Don Orione, el Consejo Argentino para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CAIDIS), la Federación Argentina de Entidades Pro Atención a las Personas con Discapacidad Intelectual (FENDIM), la Asociación de Transportistas y Amigos de Educación para Capacidades Distintas (ATAECADIS), y la Cámara de Entidades Médico Asistenciales para la Rehabilitación Interdisciplinaria de la Discapacidad (CEMARID).

La convocatoria está pautada a partir de las 10 de la mañana e incluirá una ronda por toda la Plaza de Mayo bajo la consigna “hagamos visible lo invisible”, en referencia a uno de los sectores más vulnerables e ignorados por el avance del gobierno.