Sindicatos y organizaciones sociales llevaron a cabo este lunes una movilización de 15 mil personas en La Plata hacia Plaza San Martín, frente a la Legislatura bonaerense, donde comenzaron un acampe que durará hasta el jueves. Allí realizarán una serie de charlas para visibilizar ante legisladores y la ciudadanía su rechazo a recortes en las áreas de salud, educación, políticas sociales y productivas previstos en el Presupuesto 2019 del gobierno de María Eugenia Vidal.

Trabajadores estatales (ATE), médicos (SOEME), judiciales (AJB) y las organizaciones sociales CTEP, Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie reclaman que los recortes que hace el gobierno nacional y que se replican en la provincia no recaigan sobre los sectores trabajadores tanto formales como informales.

Carlos Díaz (secretario Adjunto de ATE): “Este acampe va a permanecer hasta el jueves con mesas de debate sobre las políticas de ajuste y ofreciendo alternativas para que el nuevo presupuesto no afecte a los sectores trabajadores”.

Ayer, el oficialismo ingresó el proyecto de Presupuesto 2019 donde estima gastos por 929 millones y un pedido de autorización de deuda por 65.800 millones en los mercados y 8.500 en organismos multilaterales.

Desde ATE advierten que no está dada la continuidad de trabajadores precarizados (contratados y de planta temporaria) y que la pauta salarial del Presupuesto 2019 provincial es del 20%, por debajo de la inflacionaria. También remarcan que la provincia deberá costear los subsidios que antes estaban en manos de Nación, como el del transporte, producto de los recortes en el presupuesto a nivel nacional que tuvo media sanción en la Cámara de Diputados de acuerdo con la línea que bajó al gobierno de Macri el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Este acampe va a permanecer hasta el jueves con mesas de debate sobre las políticas de ajuste y ofreciendo alternativas para que el nuevo presupuesto no afecte a los sectores trabajadores. Buscamos dar el debate de cara a la sociedad y a quienes nos gobiernan”, dijo a Contexto Carlos Díaz, secretario adjunto de ATE.

Denuncian que la gerencia del ARS rechazó obras

Los estatales compartirán acampe con los trabajadores del Astillero Río Santiago (ARS), quienes instalaron la carpa en agosto, luego de la represión de la Policía bonaerense cuando pedían la continuación de las obras en la fábrica.

En los últimos días se supo que la gerencia que intervino la empresa de Ensenada rechazó pedidos de trabajo por 330 millones de dólares en los últimos meses. Cifra que, según publicó La Izquierda Diario en un informe de acuerdo a datos provistos por ingenieros y técnicos del ARS, equivale a tres presupuestos anuales de la reconocida empresa.

En los últimos doce meses ingresaron veintisiete pedidos de presupuesto y obras de reparación y construcción, que fueron rechazados por el gerente comercial, abastecimiento y energías renovables, Germán Aramayo, que responde al presidente de la gerencia, Daniel Capdevila, hombre ubicado por Vidal.

Esta postura de la gerencia del ARS va de la mano con la campaña de vaciamiento que ha aplicado el gobierno y que contó con denuncias penales contra gremialistas, represión a las protestas, recortes salariales y de los fondos destinados a obras, y la estigmatización de los trabajadores en los grandes medios oficialistas.

Tras la toma del Ministerio de Economía que hicieron los trabajadores, se avanzó en el diálogo con las autoridades del gobierno para destrabar la continuidad de los trabajos, sobre todo de los buques para vender a la Armada y a Venezuela.

Pablo Rojas (secretario adjunto de ATE Ensenada): “Hay armadores que fueron a pedir presupuesto. Una vez que finalicemos el buque Eva Perón, vamos por esos trabajos de reparación que son menores”.

“Esperamos entregar el buque para la Armada para mitad de mes y después de eso hacer lo mismo con el que va para Venezuela. En ese plazo han rechazado muchos trabajos de reparaciones. Hay armadores que fueron a pedir presupuesto. Una vez que finalicemos el buque Eva Perón, vamos por esos trabajos de reparación que son menores, de dos o tres meses, pero que sirven para que entre plata fresca al Astillero”, dijo a Contexto Pablo Rojas, secretario adjunto de ATE Ensenada.

Desde ATE Ensenada también apuntan a solucionar la paritaria. En negociaciones anteriores, el gobierno ofreció sumas por debajo de aquellas que acercó a los demás estatales, del 30% para todo el año. También piden que se reintegren los descuentos salariales que hizo el gobierno a lo largo de este año.