Cientos de cooperativistas nucleados en organizaciones sociales de La Plata se movilizaron a la Municipalidad de La Plata para reclamar un “aumento de emergencia”, tal como adelantaron en las últimas semanas, acorde a la escalada inflacionaria de los últimos meses y la que se calcula en adelante. La iniciativa incluyó ollas populares y la permanencia en las puertas del palacio municipal para hacerle llegar al intendente Julio Garro la preocupación del sector ante las alarmantes cifras de pobreza y desocupación en la ciudad arrojadas por el INDEC.

“Esto es una discusión de compañeros que cobran menos de 6 mil pesos por trabajar seis días a la semana en trabajos de mantenimiento y limpieza de espacios de la ciudad. La última discusión a mitad de año se cerró bajo una supuesta inflación del 18%. El gobierno municipal asume y da por hecho que la inflación de este año va a ser del 40%, con lo que los ingresos de los compañeros hay que reverlos”, dijo a Contexto Emilio Marcioni, referente del Movimiento Justicia y Libertad, una de las tantas organizaciones sociales que coordinan y organizan el trabajo de cooperativas, que luego son contratadas por la gestión municipal.

Emilio Marcioni (referente del Movimiento Justicia y Libertad): “El gobierno municipal asume y da por hecho que la inflación de este año va a ser del 40%, con lo que los ingresos de los compañeros hay que reverlos”.

Según explicaron desde las organizaciones, son alrededor de 4.500 los cooperativistas en situación de precariedad: sin aguinaldo, vacaciones ni obra social, cobrando menos de 6 mil pesos por treinta horas semanales realizando tareas de limpieza, barrido, zanjeos, recolección de residuos, entre otras.

“El 19 de octubre habíamos pedido una reunión, y ante la negativa del Municipio decidimos desarrollar este plan de lucha. Los compañeros no están llegando a fin de mes, la mayoría de las compañeras son madres solteras, estamos cobrando alrededor de 5.800 pesos y con eso no alcanza”, expresó Liliana, cooperativista del Frente Popular Darío Santillán.

Por su parte, Romina, también de Justicia y Libertad, agregó: “Todos los años, en las fechas que coinciden con la renovación de contratos, pedimos un bono extra que podría suplir la falta de aguinaldo. Con mucha pelea, esos bonos terminan dándonoslos a fines de febrero, así que ni podríamos llamarlo bono navideño”.

El aumento del 18% al que había hecho referencia Marcioni se dio en dos tramos: un 10% a principio de año y un 9% tras la masiva movilización y acampe que llevaron adelante los trabajadores a mediados de julio. Este último aumento significó apenas 450 pesos, teniendo en cuenta el magro sueldo que reciben los cooperativistas, quienes aceptaron la oferta y levantaron el acampe para poder seguir negociando sin un escenario de conflictividad, pero nunca fueron convocados.

Liliana (cooperativista del Frente Popular Darío Santillán): “los compañeros no están llegando a fin de mes, la mayoría de las compañeras son madres solteras, estamos cobrando alrededor de 5.800 pesos y con eso no alcanza”.

Por su parte, Marcioni remarcó la importancia de ampliar el número de puestos de trabajo dentro del cooperativismo en relación con el delicado incremento de la pobreza y el desempleo en la ciudad de La Plata, cuyas cifras del INDEC la ubicaron entre las más afectadas del país.

En esta línea, Marcioni explicó: “Todos los trabajadores de las cooperativas están dentro de la población pobre y, en su gran mayoría, de la población indigente de la ciudad. Porque son familias cuyo único trabajo es en la cooperativa, que sus ingresos no superan los 6.000 pesos, entonces no hay forma de que no estén dentro de la indigencia. El día a día de cualquier compañero es levantarse a las 6:00 en su barrio, lidiar con el barro y la lluvia de las zonas más abandonadas de la ciudad, para llegar a las 7:00 al centro a trabajar”.