Con el pedido de que cesen los presos políticos en el país y se frene un modelo económico equivalente a un “saqueo”, finalizó en la tarde del sábado el II Encuentro Federal de Derechos Humanos realizado en la Ex ESMA. Los oradores finales fueron los diputados nacionales Máximo Kirchner y Horacio Pietragalla, la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida, el extitular de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni, y Sergio Maldonado, hermano de Santiago. “Lo que están haciendo es un saqueo nunca visto a cara descubierta”, denunció el líder de La Cámpora. “Tenemos que preguntarnos en qué país queremos vivir”, reclamó.

máximo kirchner: “Sube la desocupación, empeora la calidad del trabajo, se presiona a la justicia laboral, las indemnizaciones ahora van a pagar ganancias y detrás de todo eso el miedo a perder el trabajo”.

“Cuando uno escucha al presidente de la nación hablar sobre la inmigración descontrolada e incentivando los peores miedos y miserias que podemos tener como sociedad, empieza a entender que esto no se trata de izquierdas y derechas, sino de ser buenas personas o no serlo”, analizó el hijo de la expresidenta y senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner.

“Sube la desocupación, empeora la calidad del trabajo, se presiona a la Justicia laboral, las indemnizaciones ahora van a pagar ganancias y detrás de todo eso el miedo a perder el trabajo y lo que va a pasar con vos”, enumeró el santacruceño.

Sergio y Taty y el recuerdo vivo de Santiago

A su turno, Sergio Maldonado reivindicó la causa que acompañaba su hermano y la postura que mantenía. “Santiago no estaba en el lugar y el momento equivocados. Estaba donde creía que tenía que estar.” “Santiago estuvo 78 días desaparecido y la involucrada es una fuerza federal. Es el primer caso en la democracia con una fuerza federal y con el Ejecutivo sosteniéndola”, recordó.

“Vamos todos juntos, pero hay algunos con los que no podemos ir todos juntos. Hay que llamar al paro hasta que se arregle todo”, propuso. Por último, lanzó un desafío contra el macrismo: “Si nos van a cagar a palos y matarnos, que lo hagan de una vez”.

Por su parte, Almeida, en relación con Santiago Maldonado, mostró su preocupación por la delicada situación institucional que se vive con Mauricio Macri en la Casa Rosada y Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad de la Nación: “Es insólito en un gobierno constitucional que hayamos tenido que gritar como hace cuarenta años ‘con vida lo llevaron, con vida lo queremos’”.

“Se siguen violando los derechos humanos. Pero cada vez la resistencia es mayor. No se los llevaron por perejiles ni por estúpidos: eran militantes políticos”, repasó. Para cerrar su alocución, pidió “un fuerte aplauso por la militancia setentista y por la militancia de hoy”.

Zaffaroni: “Esto que estamos viviendo es colonialismo”

En su turno al micrófono, Zaffaroni evaluó como “profundamente triste tener presos políticos en nuestra patria”. También llamó a reflexionar sobre la idea de que “esto que estamos viviendo es colonialismo”. “La pobreza no es natural. Esto que estamos viviendo es colonialismo. Podemos hablar de izquierda y derecha, pero en nuestra región eso es derivado de una opción que es colonialismo o soberanía”, amplió.

“La política se ha vaciado y la ocupan los gerentes de las grandes empresas en el norte, acá la ocupan títeres”, describió. Para cerrar, convocó a construir “una Constitución que controle la concentración de los medios de comunicación”.

La jornada había comenzado a las 9:30 hs con las acreditaciones para diez mesas temáticas en el predio recuperado de Avenida Libertador 8151 de Capital Federal: “Memoria”, “Violencia Institucional”, “Presos políticos”, “Comunicación” y “Pueblos originarios”, entre otras.

Rechazo a los monopolios mediáticos

Desde muy temprano comenzaron a llegar dirigentes, militantes y público en general. Florencia Saintout, presidenta del bloque de diputados provinciales del FpV-PJ, estuvo entre los asistentes. “Como dijo Máximo, en este presente está en disputa en qué país queremos vivir y cómo queremos hacerlo”, planteó.

Como doctora en comunicación y exdecana de Periodismo de La Plata, participó de esa comisión.

En esa mesa, algunas de las conclusiones fueron: “que los medios que fueron partícipes necesarios del genocidio deben ser juzgados”; “planificar y concebir de abajo hacia arriba una nueva Constitución nacional que consagre el derecho humano a la comunicación y a la cultura, que no permita monopolios y oligopolios”; “la necesidad de tener un Ministerio de comunicación, cultura y tecnologías”; “fortalecer los medios nacionales, populares, feministas, comunitarios, rurales, de pueblos originarios y universitarios”; “garantizar el derecho de acceso universal a Internet”.