El Concejo Deliberante de La Plata avanzó esta semana con el proyecto que crea un nuevo Paseo de Compras en Altos de San Lorenzo, que pretende trasladar y reubicar vendedores ambulantes y feriantes de múltiples sectores de la ciudad, en especial a los que trabajan en Parque Saavedra. No obstante, la oposición ha rechazado de manera férrea esta iniciativa, ya que sostiene que no se ha tenido en cuenta “la voz de los vendedores ambulantes” y cuestiona los intereses de la comisión creada para acordar este proyecto con la gestión de Julio Garro.

La propia concejal del radicalismo local –aliado político de Cambiemos–, Florencia Rollié, decidió ponerse en contra de este emprendimiento que definió como un “proyecto privado que no da garantías de que sea un beneficio para los vendedores ambulantes”. En esta línea, trabajadores y legisladores han marcado sus detracciones con el proyecto.

“Que no lo vendan como una solución para feriantes porque en realidad están armando un negocio millonario. Hay concesiones de patios de comida y se dice que están pidiendo 70.000 pesos por puesto”

La relocalización en este predio –que se ubicará en el terreno delimitado por las calles 79 a 80, y 132 a 134– fue lograda de la mano de un convenio entre el Municipio y una denominada “Asociación Civil Unión Vendedores Ambulantes Platenses”, entidad que la oposición platense cuestiona por no reconocer qué legitimidad posee ante la voz de los trabajadores y trabajadoras de la vía pública.

Según se indica en el expediente, para poder instalarse en un puesto del predio los vendedores deberán “abonar la tasa de seguridad e higiene, además de un canon mensual y estar inscritos en el monotributo social”.

“Que no lo vendan como una solución para feriantes porque en realidad están armando un negocio millonario. Hay concesiones de patios de comida y se dice que están pidiendo 70.000 pesos por puesto. Si al predio de calle 80 irán los más de trescientos vendedores de Parque Saavedra, ¿por qué no presentaron listado completo de asociados, en vez de doce firmas que dicen representarlos?”, cuestionaron desde la oposición en la última sesión del Concejo Deliberante, donde el proyecto fue defendido por el edil macrista Julio Irurueta.

En tanto, la accesibilidad al predio es otro punto en discusión entre los trabajadores de la calle. “Lo que no estoy de acuerdo es dónde lo abren al predio. Si lo abren en un lugar que puede haber comercio, estoy muy de acuerdo. No nos gusta estar en la calle. Pero bueno, si nos trasladan, que nos trasladen a un lugar donde se pueda ejercer lo que estamos haciendo”, había señalado un vocero de los vendedores senegaleses en una entrevista radial.

florencia Rollié (concejal del radicalismo): “Es un proyecto privado que no da garantías de que sea un beneficio para los vendedores ambulantes”.

El proyecto apareció de la mano del oficialismo platense como un intento de contrarrestar el crecimiento de los operativos policiales que intentaron desplazar a los vendedores ambulantes y manteros mediante violentas razias. La presencia de trabajadores en la vía pública, tanto en veredas como en plazas y espacios varios, creció de manera exponencial en los últimos años ante el recrudecimiento del desempleo o la insuficiencia de los salarios.

La dificultad para adecuar los puestos existentes a las nuevas directivas que establecería la creación del predio, así como la imposibilidad de afrontar estos nuevos gastos por gran parte de la comunidad de trabajadores feriantes, se suma a los detalles financieros que, según los bloques de Unidad Ciudadana, FpV y PJ, aún no están en claro. La discusión continúa sobre cómo el intendente Garro, una vez más, busca “limpiar” el casco céntrico de trabajadores callejeros.