La fuerte caída de la actividad golpea las fuentes de trabajo de empresas bonaerenses, que frente a la adversidad optaron por avanzar con despidos. En las localidades de Avellaneda, Tres Arroyos, Pilar y Llavallol hubo una ola de cesantías y los trabajadores defienden sus puestos.

La recesión que provocaron las medidas económicas de Cambiemos deterioran la actividad fabril. Los despidos se producen en un marco de recesión, con caída del consumo, altas tasas para acceder a créditos y tarifazo en los servicios.

Para paliar esta situación, la gobernadora María Eugenia Vidal anunció ayer desde una fábrica en Morón una serie de medidas para salvar las pymes que atraviesan un duro momento. El paquete de medidas para las pequeñas y medianas empresas consiste en ayuda financiera, incentivos productivos y asistencia impositiva.

Vidal estableció el lanzamiento por parte del Banco Provincia de una tasa preferencial del 29% para la línea de descuentos de cheques hasta noventa días para las pymes pequeñas y medianas. A su vez, adelantó que el Banco Nación otorgará una línea de descuentos de cheques para todas las empresas de la provincia a noventa días. Para esto, el gobierno provincial subsidiará diez puntos de tasa, quedando la misma en 35%, mientras que la de referencia de mercado supera el 75%.

El anuncio del gobierno busca emparchar la ola de despidos en distintas fábricas de la provincia. En términos políticos, la gestión no ha mostrado una postura de acción y preocupación.

En Avellaneda, la empresa de calzados Gaelle despidió, entre 2015 y julio de este año, a 250 trabajadores de su planta sin que la gerencia les pague indemnización. Sus trabajadores denuncian que el ministro de Trabajo que conduce Marcelo Villegas no ha intercedido y por eso ayer se movilizaron a la delegación de esta cartera en Avellaneda donde presentaron una carta en la que pidieron la mediación del gobierno.

“Pedimos una respuesta del Ministerio porque después de la reunión que tuvimos hace dos semanas con funcionarios, donde les presentamos nuestra situación, no nos dieron soluciones”, dijo a Contexto María Blanco, una de las trabajadoras despedidas.

María Blanco (despedida de Gaelle): “Después de la reunión que tuvimos hace dos semanas con funcionarios del Ministerio de Trabajo, donde les presentamos nuestra situación, no nos dieron soluciones”.

Los delegados denunciaron que José López, dueño de la empresa, buscó sobornar a los delegados para que declinen su reclamo. “Tuvimos una reunión donde firmamos una nota en la que le pedimos a la gobernadora Vidal y al ministro de Trabajo Villegas que intervengan en esta situación, ya que el dueño de la fábrica José López buscó coimear al cuerpo de delegados, pagarnos para sacarnos del medio y dejar a los trabajadores en la calle sin protección. Hace tres meses que estamos en esta situación”, añadió Blanco.

En tanto, en la localidad de Llavallol, partido de Lomas de Zamora, la empresa Redepa del Grupo Canale despidió a sus 86 trabajadores metalúrgicos dedicados a la fabricación de envases. Aunque no comunicó la quiebra como sí lo hizo en sus plantas de procesamiento de frutas y verduras ubicadas en las provincias de Catamarca y Mendoza, la situación es de total incertidumbre.

En tanto, en Tres Arroyos y Pilar, la fábrica de cereales 3 Arroyos solicitó concurso preventivo y podría haber trescientos despidos. El miércoles sus trabajadores se concentraron en la Plaza San Martín de Tres Arroyos para reclamar por la continuidad laboral. Los puestos en peligro son 140 en Tres Arroyos y 160 en Pilar.

Desde el gremio de alimentos señalaron que la empresa hace dos meses que no abastece de insumos para producir. Desde la empresa afirmaron que existen tres opciones para reactivar la producción: un crédito blando, la llegada de nuevos inversores o la venta de la compañía.

El desempleo en la provincia

Según un reciente estudio de la consultora Analogías basado en datos del INDEC, la provincia de Buenos Aires registró la marca más alta de desocupación desde que asumió Cambiemos, un 55% mayor que en junio de 2015. Señalan que la actividad industrial en mayo resultó 6,3% inferior a la de abril y un 4,8% más baja que la de igual mes de 2017, mientras que el desempleo se consolida por encima de los dos dígitos, pasando de 10,7% en junio de 2017 a 11,8% en igual registro de este año, con 12,4% en el conurbano.

En relación con los casos de Tres Arroyos y Llavallol, el Centro de Economía Política (CEPA) hizo un informe de despidos y suspensiones donde revela que en los primeros ocho meses de este año la industria cesanteó a 17.972 trabajadores. De ese total, alimentos y bebidas fue el tercer rubro industrial que más telegramas mandó.