La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP fue el escenario para juntar, en una misma noche, a la banda de cumbia Mala Fama y a Valentín Oliva, mejor conocido como Wos, el exitoso rapero de veinte años que además fue distinguido con el premio Rodolfo Walsh a la Comunicación Popular por convertirse en un referente del estilo de poesía callejera e introducir contenido crítico y social en sus líricas.

El festival “En Defensa de la Educación Pública y la Libertad de Expresión” se centró en brindar apoyo a la lucha iniciada por los docentes contra el ajuste que ha impulsado el macrismo, así como a los trabajadores y trabajadoras de Télam, cuyos despidos este año se convirtieron en un símbolo del ataque a la pluralidad de voces.

“Gracias por participar de este festival. Fuimos despedidas por Télam y luego reincorporadas gracias a la lucha colectiva. Eso tenemos que tenerlo en claro: la lucha colectiva siempre garpa y es la única que corresponde ante un modelo depredador”, dijo Diana López Gisberts, de la agencia estatal de noticias en La Plata y una de tantas profesionales que protagonizó la lucha de este año contra los despidos. El gremio de prensa nucleado en SIPREBA tuvo su espacio en el festival para informar y asesorar sobre el estado de su lucha.

El evento comenzó en las primeras horas de la tarde e incluyó una competencia de “freestyle” –rimas improvisadas sobre una base rítmica de música– cuyo ganador pudo compartir escenario con el propio Wos, como también de presentaciones en vivo de Ramiro Sagasti (vocalista del grupo Pérez), Leticia Carelli y la banda Pasto.

Entrada la noche y con el patio de Periodismo colmado de jóvenes, se hizo entrega del premio Rodolfo Walsh a Valentín Oliva, quien realizó un breve set de rap en el que lanzó sus dardos contra la represión policial, el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, y remató con el pedido de aparición con vida de Johana Ramallo, que se llevó el aplauso de la concurrencia.

Luego de Wos, fue el turno –quizás el más esperado– de Hernán Coronel, líder y figura inconfundible de Mala Fama, quien demostró una vez más por qué es uno de los artistas más carismáticos y respetados del género. “De más está aclarar que todo esto es ad honorem, no estamos acá por la plata sino para apoyar una buena causa”, expresó. Luego sería momento de repasar hits como “La marca de la gorra”, “La motito de Carlitos” y “Made in Argentina”.

La noche culminó con un reconocimiento por parte de la casa de estudios a los dos artistas por participar de un encuentro de lucha y protesta, de la mano siempre de la cultura popular.