Por el incumplimiento del acta-acuerdo firmada la semana pasada con el Municipio de La Plata, los trabajadores realizaron una radio abierta y retención de tareas el jueves por la mañana. Hubo una fuerte presencia policial en los alrededores. Reclaman mejores condiciones laborales y denuncian el despido de dos autoridades que dejó acéfala la institución.

“Estamos trabajando de una forma muy precarizada, muy mala. Nos da vergüenza dar este servicio a la gente. No tenemos guantes, no tenemos herramientas, no tenemos palas”, explicó en declaraciones radiales Emanuel de Matías, delegado de ATE en el Cementerio.

Cuando los trabajadores comenzaron a hacer visibles las condiciones en las que trabajaban, consiguieron un acta-acuerdo firmada por el secretario de Obras Públicas, Luis Barbier, en la que la Comuna se compromete a brindarles cinco regímenes de horarios, dos contratos y mejores condiciones laborales. Sin embargo, no se hizo efectivo.

“No sólo no se hicieron cargo, sino que les dieron de baja a los contratos de dos jefes, que son dos compañeros que están llevando el Cementerio adelante. Hace un mes que no tenemos ninguna respuesta del Municipio y estamos trabajando a la deriva”, relató De Matías a Radio Universidad de La Plata.

No es el primer acuerdo incumplido por el gobierno de Julio Garro. Al principio de su gestión, recuerdan los trabajadores, Monica Panzoni, directora general de Personal y Capital Humano en la Municipalidad de La Plata, se comprometió a regularizar la situación de precarización, pero aún hoy sigue sin cumplirse. “La postura nuestra como trabajadores es que cumplan lo que corresponde, si no continuaremos con las medidas de fuerza”, advirtió De Matías.

Los trabajadores vienen advirtiendo las pésimas condiciones en las que se encuentra el Cementerio local, a pesar de que el Concejo Deliberante, con el apoyo de Cambiemos, declaró el año pasado “Patrimonio Histórico, Arquitectónico, Ambiental y Cultural al Área Histórica del Cementerio Local”, habilitando así un Fondo Especial de Restauración y Revalorización a través de la Secretaría de Barbier.

Yuyos, basura, bóvedas, baldosas y rejas rotas y lápidas destruidas demuestran el estado de abandono al que ha llegado este patrimonio. “Es una vergüenza que el Cementerio esté de esta manera”, consideró De Matías.