Para los vecinos de la localidad de Villa Castells, conseguir agua potable se ha vuelto un problema diario. Desde que la Justicia estableció hace dos años, a través de un estudio, que la empresa Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA) no brinda agua potable en un radio urbano donde viven 70.000 platenses de esta zona del norte del Gran La Plata, la firma debe abastecer este servicio con bidones y cisternas a los vecinos, de acuerdo con lo que estableció un fallo judicial.

Sin embargo, desde hace diez días, la cantidad de agua que descargan cada mañana los empleados de ABSA de los camiones no es suficiente y muchas familias se quedan sin el suministro. Esta situación provoca un mayor malestar entre los vecinos, que soportan que el agua que sale de sus canillas tenga altos contenidos de cloruros, sodio y también “sólidos totales” o “sólidos disueltos totales”, tal como consignó un estudio que mandó a realizar el Juzgado de Faltas Nº 2 a cargo del juez Dante Rusconi en septiembre de 2016.

gerardo (vecino): “Los vecinos están muy alterados por esto. La delegación no se hace cargo y ABSA a su vez delega responsabilidades en una supuesta empresa que contrataron para este servicio”.

“Desde la semana pasada tenemos bastantes problemas. La provisión de agua es cada vez más irregular. ABSA baja bidones de agua de acuerdo con la cantidad de gente que la está esperando en la cola de la delegación, la entrega y se va, sin tener en cuenta que después viene más gente y se queda sin agua”, dijo a Contexto Gerardo, uno de los afectados.

“Los vecinos están muy alterados por esto. La delegación no se hace cargo y ABSA a su vez delega responsabilidades en una supuesta empresa que contrató para este servicio”, añadió.

Los vecinos perjudicados viven en la zona delimitada entre las calles 487 a 496 entre 15 y 2, y desde calle 2 a Centenario entre 505 y 489. De acuerdo con la cercanía, algunos acuden a la delegación de Gonnet (495 y 14) y otros a la de Villa Castells (10 y 491). La entrega de bidones y cisternas se había implementado por la empresa del Estado bonaerense como medida temporaria hasta tanto se finalice el acueducto norte que regulará el servicio, pero esas obras aún están en desarrollo.

“La gente que viene después de que llegan los bidones no tiene agua”, reconoció una empleada de la delegación consultada por este medio. “Lo mismo quienes trabajan a la mañana. Últimamente es un tema constante y cuando solicitamos a ABSA, nos dicen que es lo que pueden traer”, justificó.

Desde la delegación señalaron que ABSA descarga 330 bidones de seis litros cada uno, de lunes a viernes, y los sábados 224 bidones de la misma cantidad. Cada día hay momentos de tensión entre vecinos y empleados de la delegación por los reclamos por la escasez.

Empleada de la delegación: “Últimamente es un tema constante, y cuando solicitamos a ABSA, nos dicen que es lo que pueden traer”.

La falta de agua potable es una problemática que en Villa Castells se suma a las inundaciones que generan las lluvias por la falta de obras, los desbordes cloacales y focos de contaminación que desde hace años afectan al barrio.

Ante el reclamo de los vecinos, el Municipio de Julio Garro sostuvo que gastó 5.447.860 de pesos en obras, lo cual fue desmentido por los propios vecinos, que han presentado notas ante autoridades del Concejo Deliberante y la Legislatura bonaerense. Piden que se declare la Emergencia Hídrica, en Infraestructura y en Seguridad, por los reiterados robos que hay en la zona.