Por Pablo Pellegrino

“Es algo que los británicos plantearon como estrategia: lograr que se los considere pueblo, cosa que Naciones Unidas no ha aceptado porque sólo los pueblos tienen derecho a la autodeterminación y eso es una población insertada”, explicó a Contexto el ex combatiente de Malvinas y secretario de Derechos Humanos del CECIM La Plata, Ernesto Alonso, sobre las declaraciones del canciller argentino Jorge Faurie durante su visita al Reino Unido, donde había pedido “generan un vínculo como dos pueblos”.

La palabra utilizada no es inocua y puede interpretarse como el reconocimiento de un estatus al que podría caberle la autodeterminación de los isleños a pesar del histórico reclamo por la soberanía sobre las islas del Atlántico Sur.

Ernesto Alonso (CECIM La Plata): “Es algo que los británicos plantearon como estrategia: lograr que se los considere pueblo, cosa que Naciones Unidas no ha aceptado porque sólo los pueblos tienen derecho a la autodeterminación”.

“La conciencia del canciller no puede dejar de decir lo que realmente hacen y piensan con tan poca falta de criterio en esta denominada ‘nueva etapa de relaciones’, al darle el rótulo de pueblo a los habitantes de Malvinas”, expresó Alonso, y analizó: “Es un error inadmisible que supuesto no amerita otra cosa que el tratamiento de un juicio político”.

El canciller argentino se presentó el lunes en el Congreso para dar explicaciones frente a los diputados sobre este hecho, y volvió a utilizar el término. En la sesión, desde la bancada del FpV no sólo recriminaron esa situación y pidieron conocer más detalles, sino que volvieron a reclamar información sobre el acuerdo firmado entre el exvicecanciller argentino Carlos Foradori y su par británico Alan Duncan para la explotación de recursos naturales en septiembre de 2016.

“Nosotros tenemos una inquietud que nos llevó a pedir la presencia aquí de la excanciller Malcorra. Lamentablemente no fue posible eso. Sí vino el exvicecanciller Foradori días antes de que el gobierno decidiera su salida de esa función, y pedimos en distintas ocasiones incluso la interpelación de usted, con la intención de conocer los motivos por los cuales el Congreso nacional ha sido ninguneado por la cancillería y el Poder Ejecutivo”, dijo el diputado nacional mendocino Guillermo Carmona.

El legislador del Frente para la Victoria recordó que, en octubre de 2016, diputados del oficialismo y la oposición firmaron una resolución en la que se declara el rol “insoslayable del Honorable Congreso de la Nación” en política exterior, “puntualmente en materia de pesca, hidrocarburos, navegación y aquellas que afecten lo establecido en la primera disposición transitoria de la Constitución Nacional que dispone la reafirmación permanente de la legítima e imprescriptible soberanía de la República Argentina sobre las islas Malvinas”.

En ese sentido, Carmona se preguntó cómo puede ser que luego de casi tres años de aquella resolución todavía los diputados no hayan recibido información sobre la ejecución de ese acuerdo. Incluso, el gobierno continúa negando el carácter de “acuerdo” de aquel documento.

“Es una infamia negar que se trata de un acuerdo”, sostuvo Alonso sobre este punto, y recordó que “oportunamente, desde el CECIM La Plata presentamos una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público contra Foradori y Malcorra”.

“Hay una responsabilidad que cabe en cabeza del propio presidente Macri por las acciones de los cancilleres de Argentina”, consideró el excombatiente del conflicto bélico de 1982, y añadió que “partir del cambio de gobierno hay un viraje totalmente orientado a beneficiar la estrategia que tienen los británicos de avanzar en la explotación de recursos en el Atlántico Sur”.

“Nosotros consideramos que hay una primera fase de este enclave neocolonial militar allá por los noventa. Cuando los británicos consolidaron la explotación de recursos ictícolas, los acuerdos de Madrid que firmaron las partes permitieron que ellos se consoliden en ese enclave neocolonial militar que es Malvinas y que desde el gobierno ilegal e ilegítimo empiecen a vender en forma ilegal licencias de pesca”, explicó.

También definió una segunda fase que “es avanzar en la explotación de hidrocarburos: ya se hizo todo un proceso de exploración, se han asignado zonas de exploración también de manera unilateral”.

“En los últimos años se había empezado a denunciar penalmente a las empresas que operan en esta etapa de exploración. Argentina empezó a perseguir a esas empresas. Esto a partir del 13 de septiembre, con la firma del acuerdo, dicen que vamos a permitir el desarrollo económico de las islas Malvinas”, afirmó Alonso.

Ernesto Alonso (CECIM La Plata): “Lamentamos todas estas acciones que se están llevando adelante porque la tercera fase es la Antártida y advertimos que allí están en juego más de 2 millones de kilómetros cuadrados”.

Finalmente, alertó: “Lamentamos todas estas acciones que se están llevando adelante porque la tercera fase es la Antártida y advertimos que allí están en juego más de 2 millones de kilómetros cuadrados y los recursos económicos que significa para los argentinos”.

“Todo tiende a dejar de lado este reclamo, todo tiende a construir un discurso que confunde y un discurso que deja de lado toda una historia de reclamos que comienza con la Resolución 2065 de la ONU y en todo este entrevero de soberanía no se habla; vamos a tener la presencia de la Primera Ministra británica y seguramente van a hacer nefastos anuncios, como el de mejorar e incrementar los vuelos a Malvinas, que se trata de mejorar la logística y la explotación por parte de la ocupación británica”, concluyó el secretario de Derechos Humanos del Centro de Ex Combatientes de Malvinas de La Plata.