Este domingo 28 de octubre, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), se transformó en el nuevo presidente de Brasil tras imponerse en el balotaje contra Fernando Haddad, del frente Brasil Feliz de Nuevo, compuesto por el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido Comunista de Brasil (PCdoB).

El candidato de ultraderecha obtuvo el 55,2% de los votos, contra el 44,8% del candidato del PT. La diferencia de 10 millones de votos se dio en un marco en el que 29 millones de brasileños no votaron, ocho millones votaron en blanco y dos millones anularon su voto (lo que representa un total de 39 millones de personas).

“Esos marginales rojos serán prohibidos en nuestra patria”, aseguró el candidato de ultraderecha en referencia a los miembros del Partido de los Trabajadores (PT) y del Movimiento Sin Tierra (MST). En el discurso más violento de la campaña electoral, Bolsonaro, que en más de una oportunidad ha reivindicado los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar, a la que denomina como “época maravillosa”, afirmó: “Ahora la limpieza será mucho más amplia”. Y agregó: “O salen fuera (del país) o van a la cárcel”.

La diferencia de 10 millones de votos a favor de Bolsonaro se dio en un marco en el que 29 millones de brasileños no votaron, ocho millones votaron en blanco y dos millones anularon su voto (lo que representa un total de 39 millones de personas)

En su último discurso antes del balotaje, el líder de ultraderecha señaló que los miembros del PT “Perdieron ayer –en clara referencia a la dictadura–, perdieron en 2016 –en alusión al golpe parlamentario contra Dilma Rousseff– y van a perder la semana que viene de nuevo –el balotaje–”.

Luego aseguró que el expresidente Lula da Silva se va a “pudrir en la cárcel”, y que después de las elecciones el candidato del PT, Fernando Haddad, también irá preso.

“Felicitaciones a Jair Bolsonaro por el triunfo en Brasil! Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros”, señaló en Twitter el presidente Macri.

El mandatario argentino, Mauricio Macri, fue el primer líder regional en felicitar al nuevo presidente de Brasil. “Felicitaciones a Jair Bolsonaro por el triunfo en Brasil! Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros”, señaló en Twitter.

La elección se llevó a cabo en el marco del gobierno de facto de Michel Temer, producto de un golpe parlamentario contra Dilma Rousseff, con la intervención militar de Rio de Janeiro, tras el asesinato de la concejala Marielle Franco –las pericias determinaron que las balas que la mataron pertenecían a la Policía–, con el candidato que contaba con el mayor apoyo popular, Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado arbitrariamente y proscrito ilegalmente, y con toda la derecha encolumnada detrás de un líder fascista.