Esta semana los frentistas de distintos puntos de La Plata reclamaron ser oídos por el intendente Julio Garro y que la Municipalidad tome cartas en el asunto de las diversas problemáticas que van más allá del cuadrado fundacional. En el noroeste, la Asamblea “No + basural a cielo abierto en Hernández” denunció públicamente a la empresa Briales S.A., ubicada en 520 y 131, por contaminar el aire a escasos metros de las viviendas de los vecinos y del campo de deportes del Colegio San Luis, al que asisten diariamente 150 niños y niñas.

“Esta misma empresa es la que provee el material para el bacheo de las calles. ¿Será por eso que ni la Municipalidad ni el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) llevan adelante los controles ambientales necesarios para su funcionamiento?”, se preguntan desde la Asamblea.

La Municipalidad y el OPDS también están en la mira en el norte de la ciudad. Los frentistas de 137 y 42 advirtieron fuertes olores nauseabundos de los conductos de la zona, por lo que tuvieron que salir a destapar las cloacas por su cuenta, sin que ABSA ni los organismos estatales que se deberían encargar del control hicieran algo, a pesar de ser notificados en reiteradas oportunidades.

“Advertimos a la gestión Garro sobre este problema y le acercamos documentación, pero nada hicieron. El olor es insoportable. Basta con pararse en la esquina de 9 y 33 para comprobarlo”, explicaron desde la Asamblea Vecinal de Barrio Norte.

Los problemas en esta zona datan de una obra iniciada en 2014 conocida como “del Hospital Español”, realizada tras un fuerte reclamo vecinal, pero el conducto pluvial que estaban construyendo por la calle 9 se cruzaba en la esquina de 35 con un conducto para los desbordes de líquidos cloacales de las piletas de bombeo de las cloacas que ABSA tiene en esa intersección. El gobierno de turno, lejos de dar marcha atrás, los interconectó a pesar del rechazo vecinal.

En esta zona, el equipo de Cambiemos realizó recientemente un timbreo, por lo que los vecinos apuntan a la gestión por “hacer jueguito para la tribuna” pero no brindar soluciones. “Señores funcionarios y gobernantes: en esta zona de barrio norte no se saquen fotos tocando timbre ni hagan anuncios rimbombantes. Simplemente apelen a sus narices y hagan lo que deben hacer para sacarnos este problema del barrio, de la ciudad y de nuestras casas”, sostuvieron los frentistas.

“Cuando asume Garro, en una de las primeras reuniones le damos a la gente de Hidráulica documentación y le explicamos el tema para que entiendan la problemática, pero nunca lo solucionaron”, explicó a Contexto José “Pepe” Rusconi, referente de esta Asamblea, quien detalló que esta semana, ante los constantes reclamos, personal municipal fue a constatar que los conductos tienen materia fecal. “Pero nos dicen que no pueden hacer nada por el tema cloacas”, destacó el asambleísta.

“El Municipio es responsable de esa obra que mezcló las aguas de lluvia con las cloacales, por lo que estamos pidiendo que lo resuelvan de alguna forma y que la materia fecal no vaya a parar a los desagües pluviales”, detalló Rusconi.

En el oeste, los vecinos de Los Hornos nucleados en la histórica “Asamblea por el ensanche de la Avenida 66” reclaman ser atendidos por el intendente, al ser excluidos de los debates barriales por el Código de Convivencia, que tuvo su primera experiencia de “debate” en esta localidad. “Hemos pedido audiencia hace más de seis meses y el intendente, a diferencia de su primer y segundo año de mandato, este año ha optado por no recibirnos”, explicó Carlos Forner, asambleísta, quien advirtió que en Los Hornos, como en otros lugares de La Plata, la preocupación de los vecinos pasa por la infraestructura vial, el estado de las calles con sus baches, el estado del centro de salud, de los jardines, entre otros.