En diciembre, la Legislatura bonaerense aprobó una nueva ley de Policía Judicial que estipuló que el Poder Judicial tenga sus propios efectivos para agilizar las investigaciones. El proyecto fue impulsado por el Frente Renovador. Hasta el momento, la iniciativa no fue puesta en funcionamiento y tampoco fueron nombrados en sus cargos las autoridades que ganaron los concursos: esa tarea le corresponde al procurador general de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand.

Según la normativa, la Policía Judicial “es una institución civil técnico-científica, organizada jerárquicamente, que asistirá y trabajará con el agente fiscal en la investigación, búsqueda, recolección, preservación y análisis de elementos de convicción y prueba en los procesos penales”. Depende del Ministerio Público de la provincia y su administración está en manos del procurador general de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, quien debe formalizar la designación del director general y los subdirectores. Estos puestos jerárquicos no han sido nombrados y la Policía Judicial no entró en funciones.

Lorena Di Rocco es instructora judicial de la Fiscalía Nº 3 de La Plata y ganó el concurso para ser la directora general de la Policía Judicial. Sin embargo, Conte Grand nombró temporalmente para ese cargo a Esteban Pascual Lombardo, exsecretario del Departamento de Policía Judicial, organismo que preveía la ley anterior que fue derogada en diciembre de 2017.

“Fui designada e incluso hubo un amparo donde se sentenció que el concurso era legítimo y válido. Rendí un examen oral y escrito en el Consejo de la Magistratura, defensa del plan de gestión y una audiencia oral y pública en octubre de 2016 en el Senado. Como el señor procurador no hizo absolutamente nada más que nombrar a Lombardo, que no hizo ningún concurso, pedí cinco entrevistas con él pero no me contestaron absolutamente nada”, le dijo Di Rocco a Contexto.

“Existe un expediente que nos tiene que declarar como cierto o nulo el concurso por la sanción de esta nueva ley. La designación de Lombardo no respeta el espíritu de la ley”, añadió Di Rocco. “No entiendo cómo no nos da una respuesta. Invertimos mucho tiempo en el concurso. La designación que hizo es caprichosa, sin habernos comunicado absolutamente nada”, completó.

Según fuentes judiciales, Provincia no puso en marcha la Policía Judicial a lo largo de este año por razones de falta de recursos económicos, a pesar de haber contraído deuda en reiteradas oportunidades y haber sido favorecida a nivel presupuestario por el Pacto Fiscal Federal que firmaron las provincias.

Conte Grand había declarado que la Policía Judicial iniciaría sus funciones en una primera instancia en las ciudades de La Plata, Mar del Plata y Junín, por ser los lugares con mayor cantidad de recursos técnicos y humanos. En esos distritos, las autoridades regionales tampoco fueron designadas.