Por Pablo Pellegrino

“Finjamos demencia y hagamos como que no pasa nada, que Pastori termine su intervención y mientras tanto afuera están cagando a tiros a la gente, y mientras tanto ustedes están cagando de hambre al pueblo”, exclamó desde su banca el diputado nacional Leonardo Grosso, del interbloque Red por Argentina, en medio de una escandalosa sesión de la Cámara Baja que tuvo que pasar a un cuarto intermedio por la brutal represión que desataron las fuerzas de seguridad en las inmediaciones del Congreso. 

La sesión se interrumpió dos veces. Y se retomó la discusión alrededor de las 18 hs, luego de que el secretario de Seguridad de la Ciudad y jefe del operativo policial, Marcelo D’Alessandro, les prometiera a los jefes de los distintos bloques de la Cámara que no volverían a reprimir a los manifestantes.

Los problemas comenzaron cerca de las 15 hs, mientras el diputado formoseño de Cambiemos, Luis Pastori, defendía la ley de Presupuesto 2019 que busca la media sanción a contrarreloj de cara a la reunión del board del FMI, que el viernes decidirá el destino del nuevo acuerdo con Argentina.

Dos horas más tarde la sesión continuaba suspendida momentáneamente, los presidentes de todos los bloques estaban reunidos con D’Alessandro, y en las calles la represión se trasladaba a la Av. 9 de Julio. Para las 17 hs había más de 31 detenidos y decenas de heridos.

Nacho Levy, director de la Garganta Poderosa, y otros tres compañeros que lo acompañaban fueron detenidos, según difundieron desde la organización. Estaban a más de quince cuadras del Congreso al ser capturados. El fotógrafo Fabricio Vacca de Télam, trabajadores del Astillero Río Santiago que se manifestaron en contra del Presupuesto y trabajadores de gremios de la educación también fueron detenidos.

Mientras Pastori realizaba su exposición, un grupo de legisladores de la oposición ingresó al recinto e intentó advertir al oficialismo de la situación que se vivía en las inmediaciones de la plaza, donde los efectivos policiales avanzaban sobre los manifestantes con carros hidrantes, gases lacrimógenos y balas de goma.

Esos diputados habían salido del Parlamento para ver la situación y terminaron, como en diciembre del año pasado, sufriendo la represión. Andrés Larroque, del Frente para la Victoria y referente de La Cámpora, tuvo que ser llevado a la enfermería luego de que le arrojaran gas pimienta en la cara.

La discusión y los gritos dentro del recinto aumentaron hasta formarse un tumulto donde se pudo ver que algunos legisladores forcejeaban e intentaban frenar al presidente de la bancada del PRO, Nicolás Massot. El hecho fue aclarado y repudiado luego por Daniel Filmus en sus redes sociales: “Una vergüenza incompatible con la democracia. El diputado Massot le grita al diputado Moreau que salga afuera del recinto para pelear”. Esa fue la primera interrupción de la sesión.

“Es una irresponsabilidad que mientras afuera se está reprimiendo a ciudadanos argentinos que se están manifestando nosotros hagamos oídos sordos sin mirar lo que sucede”, dijo el presidente del bloque FpV-PJ, Agustín Rossi, cuando se retomó el debate, y pidió un cuarto intermedio hasta tanto se garantice el cese de la violencia.

“Estos problemas suceden cuando este palacio toma decisiones en contra de la sociedad. Es un gravísimo error que usted haga continuar la sesión como si no sucediera nada”, añadió.

Andrés Larroque, todavía con el rostro afectado por el gas pimienta, advirtió que no estaban dadas las condiciones para continuar sesionando y dijo que mientras intentaban frenar la represión “y nos identificamos como diputados, las fuerzas policiales parecieron ensañarse aún más”.

La legisladora santafesina, Silvina Frana, también pidió el cuarto intermedio y señaló que le alcanzaría al presidente de la Cámara “videos donde se puede ver que desde los edificios aledaños caían gases lacrimógenos”.

Ivana Bianchi, diputada por la provincia de San Luis, también se sumó al pedido: “Nosotros nos sentamos a darles quorum, pero no un cheque en blanco para que hagan lo que quieran”, expresó.

“Cuando el camino que se elige es un camino que va contra el pueblo, solamente se sostiene con violencia”, consideró la presidenta del bloque massista, Graciela Camaño, y agregó: “Lo que está sucediendo en este momento es que hubo una decisión política para que esta Cámara sesione y en medio de la sesión se dieron cuenta de que la cantidad de personas que venían a manifestarse era superior a las previsiones que se hicieron”.

Un episodio llamativo que no pasó desapercibido durante la jornada fue la sorpresiva aparición de bolsas y containers con baldosas y escombros por obras de la Ciudad. El referente de la organización social Barrios de Pie, Daniel Menéndez, atribuyó ese episodio a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “Avenida Callao entre Perón y Mitre. No hay obras en construcción que justifiquen estos cascotes. Patricia Bullrich, se nota mucho el intento de generar disturbios”, dijo el dirigente en su cuenta de Twitter.

Después de varios minutos en que estuvieron reunidos los presidentes de los bloques con el ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Emilio Monzó anunció el reinicio de la sesión. Según el presidente de la Cámara, D’Alessandro permanecerá en el recinto para cualquier duda que los legisladores tengan y anunció además la creación de una comisión para seguir el caso y la incorporación de listas de detenidos y heridos durante la manifestación.

Estatales, Astilleros y docentes entre los detenidos

Como ocurrió en diciembre pasado, la represión policial desatada en los alrededores del Congreso incluyó la cacería y detención de los manifestantes que escapaban de los gases y las balas de goma. Los diputados y organizaciones políticas y sociales que participaron de la masiva movilización que quedó oculta en los medios detrás de las imágenes de los disturbios contabilizaron más de treinta manifestantes presos.

En los listados que circularon figuraban: Florencia García, Ivana Segura, José Montiel, Facundo Vera, Facundo Herves y Héctor Demos de Astillero Río Santiago; la secretaria gremial de SUTEBA Ensenada, Vanesa Martino; los integrantes de La Poderosa, Lucas Zunino, Francisco Pandolfi, Matías Gonzalo Zamudio e Ignacio Levy; Gustavo Muñoz, del MTL-PC; Alfredo Epumer Colman, de ATE; Maximiliano del Oro, del MRT; y el vendedor ambulante Brian Rojas.

También estaban Horacio Lezcano, Paola Rojas, Gabriel Ignacio Rodríguez, Adrian Vidal, Felipe Uleo y Víctor Ulea (Venezuela), Luis Fretes (Paraguay), Enriquez Epies, Lucas Suarez, Francisco Díaz, Alexis Toimil y Baran Anil (Turquía).