El jueves por la tarde, la policía detuvo en Villa Castells (13 y 501) a tres hombres que portaban armas de fuego. Según fuentes policiales, dos de ellos son empleados municipales en dicha delegación, mientras que el tercero trabaja en una cooperativa que depende también del Centro Comunal de esa localidad y es miembro a su vez de la barra de Estudiantes de La Plata, conocida como “Los Leales”.

Los aprehendidos son Rodrigo Di Bastiano, Ezequiel García y Fabián Gómez. Según la policía, García y Gómez son empleados del Municipio de Julio Garro en la delegación de Villa Castells, mientras que Di Bastiano es encargado general de una cooperativa que depende de la Comuna.

Durante el hecho del jueves, los detenidos se movilizaban en un Palio color azul y, tras resistirse a un control, se dieron a la fuga. Agentes del Comando de Patrullas, de la Comisaría 13° y de la Policía Local los interceptaron, los requisaron e incautaron de la guantera un revólver calibre 32 largo y una pistola calibre 45, ambas armas con proyectiles.

Vecinos de la zona confirmaron a este medio la relación entre los detenidos y la gestión de Julio Garro. Di Bastiano, de veinticinco años, se pasea comúnmente por la delegación y es parte de la barra brava del Pincha. “Di Bastiano reemplazó al anterior encargado de la cooperativa que trabaja en el barrio para la delegación”, dijo a Contexto uno de los vecinos que pidió reservar su nombre por temor a represalias. En su perfil de Facebook se pueden ver fotos donde Di Bastiano se muestra como miembro de esa facción.

Quien fue reemplazado por Di Bastiano es Damián Rolón, que, según los vecinos, había sido detenido por un tiroteo en el barrio antes de hacerse cargo de la cooperativa. También afirmaron que Rolón está implicado en el homicidio del jubilado Hugo Jorge Velazco (85), interceptado en una entradera por dos ladrones en la puerta de su casa en 9 e/ 498 y 499, en agosto, y golpeado con la culata de un arma en la cara. Falleció tras ser internado en el Hospital San Martín.

Crónicas policiales de medios de la ciudad también vincularon a Rolón con el homicidio de Hugo Velazco. Apuntaron que, según información judicial, él y Luis Alberto Astorga –el otro autor de la entradera– fueron detenidos cuando se encontraban cumpliendo tareas como cooperativistas en la calle. Otras versiones indican que el autor del robo fue el hijo adoptivo de Rolón.

Los vecinos de Villa Castells se habían movilizado a la casa de Hugo Velazco luego de su muerte, en repudio al hecho y en reclamo de justicia. Los platenses de esta localidad del norte del Gran La Plata hablan de “zona liberada” y de una “crisis de seguridad”. Robos y entraderas son moneda corriente. Elevaron un reclamo a ediles del Concejo Deliberante de La Plata para que se declare la Emergencia en Seguridad.

El Municipio no sólo no da respuestas a este estado de situación, sino que de sus propias delegaciones son parte personas ligadas a tenencia de armas de fuego y homicidio. Por su parte, la comunidad tampoco vuelve pública esta problemática en las redes sociales o en los medios por miedo a lo que les pueda pasar a ellos o a sus familiares.

“Tenemos miedo, son gente pesada. Lo que nos preocupa es que la información sobre estos tipos la conseguimos nosotros, y también pueden encontrarla en las fiscalías y juzgados, y no hacen nada para protegernos”, dijo el vecino. Y concluyó: “Casi todos los días se producen hechos delictivos. El barrio tiene tres accesos solamente, 13 y 501, 7 y 508, y 13 y Güemes, y nunca detienen a nadie”.

El malestar entre los vecinos con el Municipio por la falta de seguridad se cruza con la ausencia de políticas concretas para solucionar la falta de agua potable y de cloacas, las calles que se inundan por las lluvias o que tienen tantos pozos que se vuelven intransitables.