La semana cerró con otro día de conflicto en el Astillero Río Santiago cuando los trabajadores tuvieron que movilizarse de emergencia tras una oferta salarial “muy a la baja” que les realizó el gobierno de María Eugenia Vidal. La protesta fue en el Ministerio de Trabajo, duró varias horas e incluyó corte de la Avenida 7 y quema de neumáticos.

“Fuimos a la reunión paritaria y cuando arranca nos ofrece más a la baja que al resto de los estatales, no se podía ni poner en consideración”, explicó a Contexto el delegado Pablo Rojas.

“Si bien no cerramos, conseguimos el anticipo de diez mil pesos para el miércoles y que no se descuenten los días de las movilizaciones por pérdida de presentismo”, aclaró el dirigente gremial. El lunes será momento de asambleas en la planta de Ensenada.

“Los trabajadores del Astillero Río Santiago nos movilizamos de urgencia al Ministerio de Trabajo después de una oferta absurda que consideramos una provocación y un insulto a nuestra dignidad”, habían explicado bien temprano los operarios en su cuenta de Twitter oficial.

“Vamos a seguir esperando que nos hagan una oferta salarial que se ajuste a la canasta básica”, reclamaron. La propuesta era peor a la que le realizaron a los estatales de la 10.430.

“Somos 3.309 y aunque tengamos diferentes opiniones sobre el cómo, todos perseguimos el mismo objetivo: un astillero estatal, productivo y seguro construyendo soberanía. Acá no se rinde NADIE”, advirtieron.

“Hasta que no nos hagan una oferta que podamos poner a consideración de los trabajadores, no nos vamos de acá”, dijo Juan Antimi, delegado general de ATE Ensenada.

Ayer los astilleros se movilizaron a la Casa de Gobierno provincial en el marco de la marcha realizada por docentes, médicos y judiciales y el resto de los empleados de la Administración Pública. “No vamos a cesar nuestros reclamos para tener un Astillero Río Santiago estatal, con estabilidad laboral y construyendo para nuestra soberanía en el mar”, sostuvo Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada.