La fiscal platense María Eugenia Di Lorenzo archivó la causa contra el exdirector provincial de Infraestructura Mateo Nicholson que investigaba el pedido de sobreprecios para construcción de cocinas en escuelas. La decisión generó el rechazo desde la oposición: “Es bochornoso”, dijo la senadora Teresa García, quien había hecho la denuncia penal.

La Justicia bonaerense cerró la investigación por “falta de pruebas”. El exfuncionario de Vidal había quedado comprometido en junio cuando se filtró un audio de Whatsapp donde le pedía a una compañera de trabajo inflar los presupuestos dedicados a obras en cocinas de escuelas.

La senadora kirchnerista Teresa García lo había denunciado penalmente en el Juzgado de Garantías Nº 6 de La Plata, por los posibles delitos de “abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, falsificación de documentos, administración fraudulenta y malversación de caudales públicos”. Ahora, la fiscal platense María Eugenia Di Lorenzo archivó la causa y generó el rechazo desde la oposición al gobierno de Vidal.

La propia Teresa García se manifestó a través de Twitter: “De forma bochornosa la Justicia bonaerense cerró la investigación contra el exdirector de Infraestructura escolar Mateo Nicholson, quien pidió sobreprecios en cocinas para escuelas de nuestra la provincia. Semanas después, sucedió la tragedia de Moreno donde murieron dos personas”, señaló la legisladora.

Nicholson fue uno de los funcionarios del gobierno de la provincia apuntados por la explosión en la Escuela Nº 49 de Moreno, donde murieron dos trabajadores de la educación, Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, por la falta de obras de refacción y mantenimiento en las escuelas.

Vidal lo había corrido de su cargo para protegerlo y luego el funcionario renunció el 24 de agosto. En el audio decía que tendría una próxima reunión con Vidal donde debía presentar el presupuesto de las cocinas. “Ahí me acaban de llamar que hay una reunión con María Eugenia (Vidal) el miércoles. Necesito mañana cerrar el tema de las cocinas, que yo sé que no lo tenemos listo, pero necesito inventar los presupuestos que nos faltan”, pedía. “Ponele el monto que vos calculás por metro, obviamente que no dé números redondos, no sé, un millón cero cincuenta y cuatro”, indicaba antes de aclarar que “si después el presupuesto se modifica, no importa”.