Los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires confirmaron un paro de 48 horas para los próximos días jueves 18 y viernes 19, con movilización el jueves a la Gobernación, por la apertura de paritarias y en rechazo a la política de “salarios a la baja” que busca imponer la gobernadora María Eugenia Vidal.

El jueves marcharán junto a médicos, estatales y judiciales, sectores que ese día también harán paro por apertura de paritarias y en rechazo a la pérdida de poder adquisitivo, problemática en común que los perjudica.

roberto baradel (titular de Suteba): “Nos movilizamos para que Vidal escuche a los trabajadores y mejore las escuelas y los hospitales para mejorar las condiciones de los trabajadores”.

La acción a seguir fue comunicada a través de una conferencia de prensa conjunta realizada este martes, de la que participaron los secretarios generales de los sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, Sadop, FEB, Udocba y Amet), CICOP (médicos), AJB (judiciales) y ATE (estatales). Allí remarcaron la importancia de una movilización “unificada” y “masiva” para contrarrestar las políticas de ajuste de Cambiemos.

“Nos movilizamos para que Vidal escuche a los trabajadores y mejore las escuelas y los hospitales para mejorar las condiciones de los trabajadores en beneficio del conjunto de la comunidad de la provincia. Lamentablemente, hasta ahora Vidal esto no lo está haciendo”, sostuvo Roberto Baradel, secretario general de Suteba.

En el caso particular de los docentes, Mirta Petrocini, titular de la FEB, dijo: “Ratificamos que no vamos a cerrar una paritaria a la baja”. A su vez criticó la “actitud autoritaria” del gobierno a la hora de sentarse a negociar. “Queremos hacer expresa la falta de negociación en la provincia de Buenos Aires. No respetan la paritaria, que es ley, son sólo imposiciones unilaterales”, añadió.

También cuestionó la “oferta unilateral” que hizo la gestión el último jueves, del 30% de aumento a noviembre, y la falta de una cláusula gatillo de ajuste automático de los salarios con respecto al avance de la inflación. Para los gremios, ese aumento significa a diciembre una pérdida del poder adquisitivo de, como mínimo, el 10%.

“No escuchan la contrapropuesta”, apuntó la gremialista, en referencia a la respuesta propositiva que les hicieron los docentes a los funcionarios: que el aumento del 11% que se añade al 19% anteriormente asignado por decreto se perciba desde septiembre y no desde noviembre, considerando que la inflación a septiembre fue del 31%; y que se determine una cláusula gatillo a partir de noviembre de 2018 para no perder frente a la evolución inflacionaria que, para todo el año, se estima entre el 40% y el 45%. “Fue la vez que más cerca estuvimos de llevar una propuesta a las bases”, dijo Petrocini.

Los sindicalistas docentes hicieron mención, además de al aspecto salarial, a la “crisis del sistema educativo”. “Hay más de quinientas escuelas en la provincia sin clases y a nadie le interesa. Le pedimos una reunión a la gobernadora por los temas de infraestructura y comedores escolares y no tuvimos respuestas”, dijo Baradel. Por su parte, Petrocini subrayó los “graves riesgos” que atraviesan las escuelas y las “necesidades básicas” que se mantienen “insatisfechas”.

“La movilización a La Plata es en rechazo a la política salarial y laboral del gobierno”, sostuvo a su turno Oscar De Isasi, secretario general de ATE, gremio que se negó a la oferta salarial del gobierno con este sector, aceptada por UPCN y Fegeppba, consistente en un 30% a diciembre. “Significaba no perder menos del 15% del poder adquisitivo”, remarcó.

mirta petrocini (titular de FEB): “Queremos hacer expresa la falta de negociación en la provincia de Buenos Aires. No respetan la paritaria, que es ley, son sólo imposiciones unilaterales”.

Ante la proximidad del tratamiento de la Ley de Presupuesto 2019, De Isasi pidió “que no sea un presupuesto de ajuste para el pago de la deuda pública en detrimento de las políticas sociales y en perjuicio de las condiciones laborales de los trabajadores estatales”.
Desde CICOP y AJB pidieron la apertura de sus paritarias. Ambos gremios tuvieron una sola reunión salarial con el gobierno en junio y mayo respectivamente, donde rechazaron aumentos del 15% en tres cuotas.

Los médicos advirtieron también del delicado estado del sistema de salud público y reiteraron que han pedido reuniones con el gobierno para discutir sobre recursos humanos y la situación de los residentes. En tanto, los judiciales denunciaron que la pérdida del 10% de su poder adquisitivo “es la más grande desde la crisis de 2001”. También rechazaron los descuentos por días de paro que ejecutó el Poder Judicial, en línea con lo que ha hecho Vidal con docentes y estatales.