En el décimo encuentro de la paritaria salarial del año, el gobierno provincial ofreció a los docentes un aumento del 11% que se suma al 19% impuesto por decreto. A ese 30% a partir de noviembre se le incorpora un 1,7% por material didáctico y una nueva reunión en diciembre, pero sin cláusula gatillo. Los sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Udocba, Amet y Sadop) lo rechazaron porque lo consideran “una pauta salarial a la baja”.

Sin embargo, desde el FUDB hicieron una contrapropuesta que no fue tenida en cuenta por los ministros Hernán Lacunza (Economía), Marcelo Villegas (Trabajo), Gabriel Sánchez Zinny (Educación) y Federico Suárez (Asuntos Públicos), presentes en el Ministerio de Economía. Consistió en que el incremento se perciba desde este mes, ya que en septiembre la inflación llegó al 31%, y que se determine un mecanismo de actualización a partir de noviembre de 2018 de acuerdo con la evolución inflacionaria: la cláusula gatillo.

La contraoferta de los maestros fue que el 30% se perciba desde este mes, ya que en septiembre la inflación llegó al 31%, y que se determine un mecanismo de actualización a partir de noviembre de 2018 de acuerdo con la evolución inflacionaria: la cláusula gatillo.

La de este jueves fue la décima propuesta de la paritaria más larga en los últimos diez años, que se volvió más compleja por la debacle de la economía nacional que perjudica sobre todo el poder adquisitivo de los trabajadores. Según un informe de la consultora Ecolatina, la inflación anual será del 45%, la más alta desde 1991.

Los docentes se fueron como habían llegado, envueltos en un clima tenso por el decreto de la gobernadora María Eugenia Vidal que fijaba aumentos del 19% con una inflación a septiembre del 31%, lo que derivó en los paros del lunes y martes pasado. Después de la reunión, concluida a las 20 hs, permanecieron por más de una hora dentro del Ministerio de Economía para pedirles a los ministros que se comuniquen con la gobernadora para que “reflexione”, para poder pasar a un cuarto intermedio y que eso sirva para que la gestión revea la situación y eleve la propuesta.

roberto baradel (suteba): “Estamos esperando la palabra de la gobernadora. Estamos pasando una situación muy compleja en la educación pública y no podemos aceptar una pauta salarial a la baja”.

“Estamos esperando la palabra de la gobernadora. Estamos pasando una situación muy compleja en la educación pública y no podemos aceptar una pauta salarial a la baja y que recién nos convoquen en diciembre”, afirmó el titular de Suteba, Roberto Baradel, mientras esperaba junto a los dirigentes gremiales la comunicación con Vidal.

El gremialista remarcó que le exigieron una reunión especial a los funcionarios para tratar infraestructura y comedores escolares, dos temas que sostienen los sindicatos además del aspecto salarial.

“Los representantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense le dimos la oportunidad a los ministros de que se comuniquen con la gobernadora para pasar a un cuarto intermedio y poder seguir dialogando. Porque está claro que el único que está enamorado del conflicto es el gobierno”, sostuvieron desde la FEB en un comunicado.

Por el lado del gobierno, justificaron la oferta en que el salario inicial de un docente ingresante pasará de 12.500 a 16.460 pesos (por un turno de cuatro horas), y el salario promedio pasará de 24.659 a 32.372 pesos. Los gremios refutaron esos números al afirmar que la inflación anual que estima el gobierno será de alrededor del 45%, con lo cual los trabajadores serán quienes carguen con el ajuste de la economía.

Antes del inicio de la reunión, los secretarios generales exhibieron un cartel donde comparaban un salario docente en dólares en 2015, que alcanzaba los 747 dólares, con un salario de 2018 de 320 dólares. “El Estado debe compensar a los trabajadores, no a las empresas”, señalaron, en referencia al intento del gobierno nacional por hacerle pagar a los usuarios las pérdidas de las empresas energéticas por la devaluación.