Por Pablo Pellegrino

El equipo económico del gobierno de Mauricio Macri ha apostado a profundizar la recesión económica con el objetivo de domar, luego de varios intentos fallidos, la corrida cambiaria que inició en abril y que generó un salto en el dólar de más del 120% y una inflación que en septiembre superaría el 40% en los últimos doce meses.

En ese marco, hace algunos meses comenzaron a mostrarse algunos de los resultados de un esquema de timba financiera sostenida con endeudamiento externo: caída del poder adquisitivo del salario, consumo planchado, capacidad ociosa de la industria en niveles récord y cifras de desempleo que se acercan a los dos dígitos.

El gobierno reconoció que este año la economía caerá cerca de 3 puntos y que la recesión seguirá hasta el año que viene, cerrando en -0,5%. Pero el ajuste previsto en el presupuesto para el ejercicio del año próximo sumado a la nueva estrategia del Banco Central para contener el tipo de cambio y la inflación ya ponen en duda el cumplimiento de esa meta, y la recesión podría ser más profunda al cierre del ejercicio vigente y el de 2019.

En ese marco, los principales gremios industriales de la CGT y del flamante Frente Sindical para el Modelo Nacional anunciaron que se movilizarán este jueves a las puertas del Ministerio de Producción y Trabajo que conduce Dante Sica, en reclamo por los despidos y suspensiones que se acentuaron en las últimas semanas.

gremios industriales de la CGT y del Frente Sindical para el Modelo Nacional se movilizarán este jueves a las puertas del Ministerio de Producción y Trabajo que conduce Dante Sica, en reclamo por los despidos y suspensiones.

Rodolfo Daer, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación y hermano del triunviro cegetista Héctor Daer, dijo en una entrevista con Radio 10 que “no puede seguir esta destrucción de empleo de la pequeña y mediana empresa”, y añadió: “En alimentación, las pymes están paralizadas o semiparalizadas con levantamiento de vacaciones y retiros voluntarios. Esto refleja la caída del poder adquisitivo del salario por la descomunal devaluación que hubo en nuestro país”.

Luis Cáceres, titular del gremio de ladrilleros, coincidió con ese análisis y consideró que “lamentablemente la situación se va a profundizar”.

Durante la jornada del jueves también se plegarán a la movilización diversas cámaras empresarias pyme que acompañarán el reclamo de políticas que no impliquen la destrucción de puestos de trabajo y el cese de la producción. Entre las que participarán se encuentran la asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), Industriales Pyme Argentinos, entre otras entidades.

“Nos estamos fundiendo y nos vamos a fundir todos si no hay reacción por parte de los funcionarios”, dijo a Contexto el titular de Empresarios Nacionales, Leo Bilanski. Y añadió: “Ya te aclaran que la crisis va a sobrepasar el 2018 y es preocupante, porque la recesión va a generar que la gente no tenga guita en el bolsillo y eso a las pymes se las lleva puestas”.

“Son los trabajadores los que van a terminar pagando el pato, porque va a haber una bajada de línea del sector empresarial de sálvese quien pueda y van a despedir a todos los trabajadores que puedan. Antes de que esa instancia llegue, los trabajadores decidieron movilizarse y nosotros como empresarios queremos acompañar ese reclamo”, manifestó.

Por otro lado, el dirigente empresarial afirmó que entre el presupuesto y la política de altas tasas del Banco Central el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas se cortó casi definitivamente, y explicó que con la recientemente aplicada política monetaria de Guido Sandleris se cayeron medidas paliativas que habían sido anunciadas hace menos de un mes para el sector.

“Las pymes que necesitan financiamiento están siendo directamente extorsionadas por los bancos”, dijo Bilanski, y agregó: “Dicen que las tasas son altas y que no van a estar así por mucho tiempo, pero desde marzo, que pasamos la barrera de los 20 puntos, ya era inadmisible para la producción, y hoy está en 74%.”

En este sentido, el titular del ENAC explicó que “el primer impacto a partir de la política de tasas altas es que había una política de maquillaje y que no salvaba a las pymes pero que de todos modos ayudaba, que era una tasa que ofrecían los bancos públicos y el Credicoop de descuento de cheques al 29%, y eso el viernes lo cortaron directamente”, y enfatizó: “eso es un tema concreto, se cortó una línea de financiamiento anunciada por Sica hace veinte días”.

En el marco de la nueva política monetaria del BCRA, este lunes se volvieron a licitar Leliq y alcanzaron la disparatada tasa del 74%. A los más de 123.000 millones de pesos que se adjudicaron el lunes y el martes, se suman ahora más de 109.000 millones que la autoridad monetaria adjudicó a los bancos.