Entre tantos otros nombres, las figuras de Milagro Sala y Julio De Vido parecen encarnar el mayor blanco de los dardos que el Poder Judicial ha arrojado contra el kirchnerismo, en complicidad directa con el gobierno de Mauricio Macri. El próximo 12 de octubre, la dirigente jujeña cumplirá mil días en prisión tras la cruzada dirigida por el gobernador Gerardo Morales, mientras que el exministro de Planificación Federal volvió a ser tapa de los principales medios por los múltiples allanamientos sufridos por su familia esta semana.

Tanto Sala como De Vido fueron reivindicados ayer durante la actividad “Con presos políticos no hay democracia”, del Foro por la democracia y la libertad de los presos políticos, desarrollada en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, donde se repasaron varios de los principales casos de persecución política impulsados por el macrismo desde su llegada al poder.

Allí participaron el legislador nacional Horacio Pietragalla, la diputada provincial Florencia Saintout, la abogada y pareja de Julio De Vido, Alejandra Miniscelli, el hijo de Carlos Kirchner, Rodrigo Kirchner, la militante de la organización Tupac Amaru Carolina Arribi, y Florencia Prego, socióloga y compañera del dirigente Fernando Esteche.

“La democracia tiene que ver con la igualdad y con la libertad. Tenemos una parte importante de la población que todos los días pierde sus derechos y se amplían cada vez más los sectores de los que menos tienen”, expresó la presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, quien dio comienzo a la charla frente a un aula colmada de estudiantes, militantes y figuras como la concejal platense Ana Castagento o la referente gremial Estela Díaz.

Florencia Saintout (UC-FPV): “La democracia tiene que ver con la igualdad y con la libertad. Tenemos una parte importante de la población que todos los días pierde sus derechos y se amplían cada vez más los sectores de los que menos tienen”.

Saintout expresó que las detenciones arbitrarias que sufren los compañeros presos políticos de Argentina “se dan en un contexto regional, lo que hace que sea aún más preocupante. Sucede en Ecuador y se ve en Brasil, son ataques a los gobiernos que habían decidido tomar medidas a favor de sus pueblos, decidieron parecerse y ser sus pueblos”.

Por su parte, la abogada Miniscelli repasó la situación en la que se encuentra Julio de Vido, hoy recluido en el penal de Marcos Paz, y sostuvo que “lo imperdonable para el macrismo” fue que el exministro “se enfrentara a grandes poderes para lograr la enorme gestión frente al Ministerio de Planificación Federal”, en alusión a los negocios en la Obra Pública y el correo que comprometió a la familia Macri.

Respecto de la avanzada macrista, Miniscelli señaló: “El daño está calando profundamente en el tejido social. Han destruido organizaciones de base. Quienes hoy manejan todo son las ONG financiadas por Estados Unidos”, y retomó la idea de García Linera cuando expresó que “el ONGismo es la enfermedad infantil de la derecha”.

Por su parte, Carolina Arribi, militante de la organización popular Tupac Amaru, remarcó el ensañamiento del Poder Judicial con la líder Milagro Sala por su profunda tarea en la conquista de derechos para la comunidad de trabajadores y trabajadoras jujeñas, y el precio a apagar por enfrentarse al poder semifeudal de Gerardo Morales y los empresarios locales históricos Blaquier y Ledesma.

Carolina Arribi (Tupac Amaru): “No le perdonan haber sido parte de un proyecto de conquistas sociales junto al kirchnerismo, haber puesto en el centro de atención a las organizaciones populares y barriales, ni que sea una líder mujer, negra e india”.

“No le perdonan haber sido parte de un proyecto de conquistas sociales junto al kirchnerismo, no le perdonan tampoco haber puesto en el centro de atención la importancia de las organizaciones populares y barriales para el trabajo. Y, por último, tampoco pueden perdonarle que sea una líder mujer, negra e india”, señaló Arribi.

En esta línea, el diputado nacional Horacio Pietragalla culminó con un contundente llamado, de cara a 2019, por militar una oposición firme y unificada que pueda disputar las elecciones presidenciales. “La única manera de terminar con esto es con militancia. Debemos renunciar a nuestros días de ocio y trabajar para terminar con este atropello”, sentenció.