Con el fantasma del 2 de abril de 2015, en el que 89 platenses perdieron la vida tras la inundación, los vecinos plantean la necesidad de saber qué soluciones se han brindado hasta ahora. Si bien desde el gobierno provincial aseguran que las obras terminarán pronto y que están ingresando en su etapa final, quienes se inundaron hace tres años tienen dudas acerca del avance concreto.

En este marco, vecinos del Espacio de Asambleas de Inundados La Plata buscan saber qué se ha previsto “para resolver interferencias que afectan las obras, qué niveles de protección se alcanzarán al finalizar la Etapa I, contenidos de la Etapa II, planes referidos al aliviador de la avenida 32”, así como los tiempos y valores de las obras en ejecución y a ejecutarse.

“Queremos evaluar en qué situación estamos y a qué riesgo de inundación quedaremos expuestos”, afirmaron desde la Asamblea Vecinal de Barrio Norte, quienes como inundados del 2A temen que el trágico hecho se repita.

“Lo que se está ejecutando en este momento es lo que se llama la Etapa I de la cuenca arroyo Maldonado. Esta etapa todos los años dicen que finaliza y ahora dicen que finaliza en noviembre. Pero nunca finaliza. Hablan de porcentaje, de lo avanzada que está la obra y del poco porcentaje que falta, el tema es que hay cuestiones que si no se resuelven más allá de los porcentajes la obra no funcionan”, explicó José “Pepe” Rusconi, referente de la Asamblea Vecinal de Barrio Norte.

Los vecinos detallaron que hay obstrucciones en los arroyos, mientras que otros han sido cementados de manera inconclusa, quedando “con cuellos de botellas” que hacen que en cada lluvia desborden, al tiempo que falta la Etapa II de las Obras Hidráulicas. Por otro lado, algunos de los arroyos no tienen la limpieza adecuada, correspondiente al gobierno municipal. En este marco, por fuera del cuadrado fundacional, cada lluvia complica a las familias platenses que viven cerca de estos arroyos.

Con este panorama, los vecinos se acercaron al Ministerio para entregar un pedido de audiencia a Gigante y poder entablar diálogo con alguna autoridad de Infraestructura, pero no fueron recibidos. “No nos dejaron pasar. Queríamos tener la oportunidad de hablar con alguien del entorno del ministro para poder trasmitirle verbalmente nuestras cuestiones, pero fue imposible. Es realmente una pena, porque no les costaba nada tomar contacto con nosotros. Parece que los asustamos”, explicó Rusconi, quien ante un contexto económico de crisis entiende que las obras pueden ser postergadas.

“No hay respuestas. Estamos ante una situación de un tremendo ajuste a nivel nacional y la obra pública, según el propio gobierno, va a ser ajustada, y las obras hidráulicas están dentro de las obras públicas. Yo entiendo que están evitando decirnos que no nos ilusionemos porque la cosa viene complicada”, consideró el vecino de Barrio Norte. “No dar respuestas es una forma de que todo quede flotando y que haya incertidumbre”, agregó.

“Si las obras hidráulicas marchan tan bien como se desprende de los anuncios oficiales, ¿por qué no decirlo en presencia de los inundados?”, se preguntaron en un comunicado los vecinos.