La paritaria docente está congelada. Pasó un mes desde el último llamado y los salarios se mantienen congelados desde diciembre de 2017, a pesar del incesante proceso inflacionario y la corrida cambiaria. Los aumentos de Vidal no afectaron los ítems de antigüedad, aguinaldo y escalafón. A su vez, los sindicatos docentes piden mejoras edilicias en las escuelas de la provincia, más luego de las muertes de dos trabajadores de la Escuela Nº 49 de Moreno por la explosión de una instalación de gas averiada.

En este marco, y ante la profundización de estas problemáticas, los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) se reunieron con sectores de la sociedad civil para que intercedan en el conflicto para solucionarlos. Estuvieron con legisladores y representantes de la Iglesia, y la semana próxima lo harán con la Defensoría del Pueblo de la provincia.

En la Legislatura, ayer por la tarde estuvieron con diputados del bloque de Unidad Ciudadana-FpV-PJ, del Frente Renovador y de Peronismo Kirchnerista, y luego presentaron las demandas del sistema educativo ante la Comisión de Educación presidida por Guillermo Castello (Cambiemos). La semana que viene lo harán con los demás bloques.

“Buscamos caminos de diálogo con el gobierno de la provincia de Buenos Aires para la resolución de las problemáticas educativas”, dijo a Contexto Silvia Almazán, secretaria general adjunta de Suteba presente en la reunión con diputados.

“Estamos transitando el último trimestre del ciclo lectivo y el conflicto salarial está abierto, y por otro lado tampoco hay respuestas a las problemáticas edilicias y de comedores escolares. Además, hay iniciativas del gobierno en el sentido del ajuste que se quiere aplicar a los Equipos de Orientación Escolar, a la educación técnica y superior y los centros de formación profesional”, detalló.

Los docentes también advirtieron de los recortes presupuestarios para los programas destinados a educación inicial, primaria y secundaria previstos en el presupuesto 2019 que diseñó el gobierno nacional a pedido del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde el foco está puesto en la reducción del déficit fiscal. “Si lo que prima es una lógica de ajuste y reducción presupuestaria, lo que vemos por delante es un ciclo lectivo 2019 muy complejo”, añadió Almazán.

La lectura que hacen los gremios sobre el deterioro del sistema educativo contrastó con la que hizo el oficialismo en la Comisión de Educación. “Hubo diferencias muy profundas en la caracterización que plantean. En el caso de Moreno, ellos tenían un registro de que setenta y cinco escuelas habían iniciado las clases, y lo que nosotros corroboramos es que sólo cuatro escuelas en el distrito de Moreno iniciaron las clases con las condiciones que se habían acordado con la Dirección General de Escuelas.”

Legisladores y gremialistas sí coincidieron en resaltar la importancia del consenso alcanzado para darle media sanción de manera unánime en la Cámara de Diputados a la ley que declara la emergencia en infraestructura en 12.000 escuelas públicas bonaerenses, la cual deberá ser aprobada definitivamente en el Senado.

El apoyo de monseñor Lugones

Durante el mediodía, los secretarios generales Roberto Baradel (Suteba), Mirta Petrocini (FEB) y Miguel Díaz (Udocba) estuvieron con monseñor Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas). El obispo está alineado al sector de la Iglesia afín al papa Francisco y se ha manifestado públicamente contra la política económica del macrismo, sobre todo por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el daño social que provoca el ajuste.

“Le hicimos una descripción sobre lo que está pasando en la provincia de Buenos Aires, una situación crítica para los chicos por la falta de ayuda social, comedores escolares y falta de inversión en las escuelas”, señaló Baradel.

“Lugones se comprometió a intentar reabrir los canales de diálogo y en todo momento hizo fuerte hincapié en sostener la unidad, no desistir y nunca bajar los brazos”

Desde la FEB afirmaron que Lugones “se comprometió a intentar reabrir los canales de diálogo y en todo momento hizo fuerte hincapié en sostener la unidad, no desistir y nunca bajar los brazos”.

Petrocini apuntó contra la gestión de Vidal por no convocar a los gremios y dijo: “Que convoquen a un diálogo serio, genuino, que tienda a resolver el conflicto dando respuestas a una situación crítica e inédita. Dejando de lado la confrontación y que opten por convocarnos”. Y añadió que “más allá de la grave situación política que estamos atravesando, con un gobierno sordo, hay una situación muy compleja en lo social, a la que se debe dar respuesta urgente”.