La viralización de un video de la visita de Mauricio Macri a una pareja encargada de un negocio de comidas generó todo tipo de respuestas en las redes sociales, desde aplausos y aprobaciones hasta fuertes críticas e insultos hacia la actitud alivianada del presidente en un contexto de pleno embate financiero. En respuesta a las críticas negativas, desde su propia cuenta personal de Twitter, Macri arremetió: “El único antídoto ante este veneno social que persigue inocentes es mantenerse unidos. Tenemos que aislar a las personas envilecidas que buscan el fracaso de los demás”.

El posteo de Macri frente a sus detractores resultó alarmante, ya que incluía referencias directas al libro Mi lucha, de Adolf Hitler, hecho que motivó a que la organización Llamamiento Argentino Judío impulsase una denuncia penal contra el mandatario y exijiera el bloqueo de su cuenta en la red social.

“Como es de público conocimiento, los conceptos centrales del masivo mensaje publicado por el denunciado, ‘veneno social’ y aislamiento de ‘personas envilecidas’, proviene del tristemente célebre libro Mi lucha (Mein Kampf) de Adolf Hitler”, expresa el documento que oficializa la denuncia, firmado tanto por el presidente de Llamamiento Judío Argentino, Jorge Elbaum, como también por el exjuez Carlos Rozanzki, el abogado Eduardo Barcesat y el legislador nacional de Unidad Ciudadana Horacio Pietragalla.

En diálogo con Contexto, Jorge Elbaum señaló que el mensaje del presidente es una “expresión de lo que representa el neoliberalismo en Argentina y en el mundo”. Elbaum dijo: “Hay una ofensiva persecutoria a quienes piensan distinto en Argentina, con un discurso. El gobierno está mostrando lo que intentó ocultar durante tres años detrás del marketing duranbarbista. Se caen las caretas de lo que son en términos políticos y cada vez se acercan más al discurso de Bolsonaro”.

En este sentido, la denuncia penal ya fue formalizada bajo la figura de “incitación a la violencia” y se encuentra en el Juzgado Federal Nº 1 de la jueza María Servini de Cubría, con apoyatura en los delitos tipificados en los artículos 212, 213 bis del Código Penal, junto a los artículos 1, 2 y 3 de la Ley Nº 23.592 en virtud de las consideraciones que a continuación exponemos.

“Los citados conceptos, explícitamente estigmatizan a grupos de habitantes, a quienes Mauricio Macri propone ‘aislar’”, expresó la organización que preside Elbaum, y agregó: “No es la primera vez que funcionarios de este gobierno deslizan con aviesa intencionalidad y total impunidad expresiones ancladas en discursos ambiguos que dejan abiertas interpretaciones al odio y a la discriminación hacia sectores de la oposición”.

Cabe destacar que ni la AMIA ni la DAIA, los dos principales organismos de representación de la colectividad judía en Argentina, se han pronunciado en contra de las declaraciones de Mauricio Macri. Según Elbaum, ambas entidades responden de manera directa a los mismos intereses políticos y económicos de la dirigencia de Cambiemos.

“El silencio ante esto de la DAIA y la AMIA es coherente con su posición política: ellos hoy son el PRO. Ellos hacen política al servicio de los sectores más reaccionarios de la derecha argentina. El presidente ha hecho apología filonazi y estos sectores no han hecho ni un solo pronunciamiento al respecto”, agregó Elbaum.