En medio de la nueva oleada de aumentos y con la paritaria cerrada, los sindicatos docentes bonaerenses pidieron la mediación de la Pastoral Social, la Defensoría del Pueblo y legisladores de la oposición para que, a través de su intervención, se llegue a una resolución del conflicto salarial y educativo.

Desde hace un mes el gobierno de María Eugenia Vidal no llama a paritarias, mientras la devaluación y la inflación deterioran cada vez más los ingresos. A menos de tres meses del final del ciclo lectivo, los gremios no han recibido una oferta superior al 20%.

Por eso remarcan en un comunicado que los adelantos que dio Vidal “en forma unilateral” no conforman salario y no se computan en los ítems de antigüedad, aguinaldo y escalafón. En este sentido, denuncian que la pérdida de poder adquisitivo es cada vez más significativa, ya que los salarios para docentes en actividad y jubilados no aumentan desde diciembre de 2017.

Tras la devaluación que depreció el peso en casi un 120% en lo que va del año, la inflación no cesa en los productos de la canasta básica. Desde ayer comenzó a correr un nuevo aumento en las naftas del 8% y habrá incrementos también en los servicios de gas (entre 30% y 35%), luz (24% en la provincia de Buenos Aires), en el transporte público (la sexta del año) y en las prepagas, cuyos aumentos serán del 8%.

“Vidal ofrece 15% de aumento a los docentes y les da un 24% de aumento a las eléctricas. Llegar a fin de mes es una película de terror”, había tuiteado Hugo Yasky diputado nacional de Unidad Ciudadana y titular de la CTA de los Trabajadores.

“Ante el brutal ajuste y la devaluación de nuestra moneda, el gobierno no realizó ninguna propuesta salarial que pueda siquiera ser considerada, demostrando falta de voluntad para resolver el conflicto en educación”, apuntaron desde el frente integrado por Suteba, FEB, Udocba, Sadop y Amet).

Los maestros y maestras bonaerenses se reunirán con referentes de la Pastoral Social, la Defensoría del Pueblo y con legisladores y legisladoras para construir la vía de diálogo que hace falta por la ausencia de llamado a paritaria.

Justifican su nueva medida en que la gestión provincial desoyó el fallo de la Justicia que le ordenó actualizar los salarios en base a la variación de precios mensual que publica el INDEC, y por no citar para tener una nueva negociación.