Unos cincuenta despedidos de Gaelle, la histórica empresa de calzados de Avellaneda que ahora sólo se dedicará a importar, decidieron comenzar un acampe frente a la empresa, ubicada en Mario Bravo 1965, en la localidad de Piñeyro. La medida llega tras varias protesta realizadas la semana pasada.

“No existe una sola instancia de negociación, ya que los Lopes (N. de la R.: dueños de la empresa) se ausentan de las audiencias bajo la mirada cómplice del Ministerio de Trabajo de la provincia”, denunciaron los trabajadores, según informó Agenciaelvigia.com.ar.

El delegado Jorge Pastor fue contundente: “No sabemos cuánto tiempo vamos a estar”.

“Se agotó la tolerancia, porque no tenemos nada concreto, entonces por eso volcamos esto a ustedes. Simplemente somos trabajadores argentinos que lo único que queremos es trabajar”, agregó el dirigente según el medio local Elnumeral.com.

“Nos vamos a quedar hasta que el dueño dé la cara. Sale mercadería y entra. Tenemos miedo que haya un vaciamiento”, señaló a por su parte María Blanco, otra de las referentes de la medida de fuerza, en declaraciones al portal Infocielo.com.

“Tuvimos tres audiencias donde el gerente José Lopes no se hizo presente y donde el Ministerio de Trabajo nos dijo que no se podía hacer nada, sólo ir a juicio”, había explicado la semana pasada Blanco a diario Contexto.

El viernes, los cesanteados realizaron un piquete sobre la Avenida Rivadavia, en la localidad de Piñeyro. Según habían informado hace diez días desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA), Gaelle había decidido bajar sus persianas para “solamente importar”.

“Fundada en 1982, Gaelle llegó a tener unos 350 operarios en 2015, pero ahora directamente quedará parada, ya que el dueño se dedicará a importar calzado para venderlo en el mercado interno”, denunciaba hace diez días UTICRA. Algunos hasta con 35 años de antigüedad.