Retomando la vieja consigna “El hambre es un crimen” que convocó Alberto Morlachetti y el padre Carlos Cajade en los noventa, por segundo año consecutivo lxs niñxs de merenderos, comedores, centros de días y hogares infantiles se movilizaron desde Plaza Moreno hasta Plaza San Martín para visibilizar la situación que atraviesan y exigiendo el cumplimiento de sus derechos.

Más de treinta organizaciones de La Plata, Berisso y Ensenada, nucleadas en la Asamblea de Niñez, movilizaron con lxs pibxs como protagonistas y vocerxs, quienes denunciaron la exclusión a la que son arrojados en un contexto en el que el 48% de lxs niñxs del país están en situación de pobreza, según los últimos datos aportados por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina.

Estas cifras impactan fuertemente en el Gran La Plata, donde según la última medición del INDEC el 28,1% de sus habitantes son pobres, es decir, 245.070 platenses. Mientras que 54.329 personas están bajo la línea de indigencia, siendo en los barrios donde estos números se recrudecen.

en el Gran La Plata, el 28,1% de sus habitantes son pobres, es decir, 245.070 platenses. Mientras que 54.329 personas están bajo la línea de indigencia, siendo en los barrios donde estos números se recrudecen.

En este marco, acompañadxs por lxs talleristas y trabajadorxs de cada organización, miles de pibxs salieron a las calles con murgas, malvares, bombos y carteles en los que se leían diferentes consignas. “Bajen las armas, acá hay solo niños soñando”, levantaba en alto La Casita de Los Pibes; “No somos peligrosos, estamos en peligro”, se leía en la bandera de la Coordinadora de Niñez, Juventud y Territorio; “Con ternura Venceremos”, llevaba en tanto el Hogar Pantalón Cortito. También estaba la Obra Padre Cajade, el Hogar Ángel Azul, la Biblioteca Del Otro Lado del Árbol, el Teatro el Galpón, la Casa del Niñe Arco Iris, entre otras.

“Nosotres y nuestres conocides nos encontramos todos los días con distintos problemas y queremos que los que nos gobiernan los puedan escuchar y resolver, queremos invitarles a que caminen nuestras calles y vean nuestra realidad”, comenzaron diciendo lxs ninxs elegidxs como vocerxs en el escenario de Plaza San Martín, frente a Gobernación, donde colgaba una bandera con la frase “acá se cocina hambre”.

“Les pibes y pibas no comemos bien, no podemos tener una alimentación sana, nos alimentan mal. Está costando conseguir lo más básico, que es un plato de comida”.

“Les pibes y pibas no comemos bien, no podemos tener una alimentación sana, nos alimentan mal. Está costando conseguir lo más básico, que es un plato de comida. Y eso es muy grave, nos afecta en nuestro crecimiento y desarrollo”, sostuvieron en el documento consensuado lxs vocerxs. “Nuestros papás y mamás no encuentran trabajo o tienen que estar todo el día afuera para poder traer algo a casa. Y ahí estamos nosotres, almorzando en el comedor de la escuela o de nuestras organizaciones barriales que nos permite cubrir quizá la urgencia de ese día, pero el problema insiste cuando volvemos a casa y no sabemos si nuestres hermanites van a poder comer mañana”, agregaron.

Lxs pibxs no solo hicieron hincapié en la falta de políticas públicas destinadas a la niñez, sino que también se refirieron al mal estado de sus barrios, de las salitas de salud y sus escuelas, donde además de los problemas edilicios las viandas no alcanzan. “Se ponen en duda nuestros derechos, como la posibilidad de acceder a una educación sexual integral, que consideramos fundamental. O el desmantelamiento del Plan FinES que a muchos de nosotres y nuestres conocidos nos permite poder acceder a la educación primaria y secundaria”.

“Creemos que otra construcción es posible, que todos los pibes y pibas tenemos derecho a tener una niñez y una adolescencia plena y feliz. Marchamos para hacer oír nuestras voces. Marchamos para que sepan que existimos de formas distintas a la que los diarios les cuentan. Marchamos y luchamos porque somos pibes y pibas que queremos un país con niñez y trabajo para nuestros padres y madres. Marchamos porque EL HAMBRE ES UN CRIMEN”, concluyeron.

Las voces de lxs vocerxs

“Hoy estamos acá para defender los derechos de les niñes que hoy están en situación de calle, que están sufriendo por un plato de comida. No tienen que estar así, estamos acá por eso, pidiendo sus derechos y para que Macri deje de subir los alimentos y que empiece a prestar atención a los nenes que están necesitados”, dijo Milagros, del Hogar Padre Cajade.

Celeste (16), de El Galpón, explicó que se movilizaban “para que se cumplan nuestros derechos. Hoy no se están cumpliendo y hay muchos chicos que están pasando hambre, que están en la calle y no tienen ni un plato de comida”. La joven, le pidió “a la gobernadora que deje de pensar en ella y mire para los demás, porque ellos hoy tienen un plato de comida, pero hay chicos que hoy, mañana ni pasado tienen un plato de comida”.

Violeta (12), de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH): “El hambre es un crimen. Y va más allá, abarca también la salud, la educación y un montón de temas más que no se están cumplimiento en un montón de chicos y chicas que tienen menos recursos, en barrios más humildes, que además los criminalizan”.

Camilo (12), también de la APDH, sostuvo que marchan “para reclamar por nuestros derechos”, y sostuvo que “desde que está este gobierno y desde hace un montón se ve cada vez peor todo, se ve la pobreza y se ve la miseria en los barrios”.

Leandro (17), del Teatro el Galpón: “Nunca vimos tantos chicos con hambre. Ahora vienen solamente para desayunar. Nosotros tratamos de darle todo lo que tenemos, pero no es suficiente. No nos escucha nadie, estamos marchando para que nos escuchen, para que vean que no somos chorros, que somos gente que tiene derechos”.