El temporal del fin de semana, con fuertes vientos y caída de lluvia y granizo, provocó serios destrozos en los invernáculos y cultivos del cordón hortícola de la región, desde donde piden que se declare la “emergencia terminal” del sector.

Con la infraestructura destrozada y el cultivo prácticamente perdido ante las lluvias, los trabajadores de la agricultura familiar ven en riesgo no solo la producción, sino al sector. Es que los insumos dolarizados, la merma del consumo, el alza de las tarifas, los combustibles y el alquiler, junto con los recortes en la Subsecretaria de Agricultura Familiar con la eliminación de sus políticas públicas, vienen perjudicando seriamente a los pequeños productores, que ahora, ante la tormenta, dicen haber entrado en crisis terminal.

Néstor Villacorta (Frente Agropecuario Regional Campesino): “Ahora hay que asistir a los compañeros a los que se les han volado los techos de las casas, ayudarlos con algunas chapas, colchones, frazadas, mercadería”.

“Otra vez una tormenta azotó al cordón frutihortícola de La Plata, Florencio Varela y Berazategui, ha hecho desastres con los invernaderos, hay compañeros que vuelven a quedar sin nada, al borde del abandono de las quintas porque realmente te agarra un desánimo total al ver tu invernáculo todo tirado, tu planta toda rota”, dijo a Contexto Néstor Villacorta, referente del Frente Agropecuario Regional Campesino (FARC) de La Plata, Berazategui y Florencio Varela, desde donde denuncian la falta de apoyo y de políticas públicas destinadas al sector. “Estamos atravesando un temporal de hace más de tres años con las políticas de este gobierno”, agregó.

“Ahora hay que asistir a los compañeros a los que se les han volado los techos de las casas, ayudarlos con algunas chapas, colchones, frazadas, mercadería; y en relación con la producción es mucha la perdida, se han perdido invernáculos completos o en otros casos la mitad, pero ya si se rompió un nylon hay que cambiarlo integro prácticamente, lo que es muy costoso”, sostuvo Villacorta, quien detalló que “se necesita mucha inversión para volver a recuperar, sin hablar de la plata invertida ya”. En este contexto, evaluó como “tristísima la situación que atraviesa nuestro sector. Esperamos alguna respuesta del gobierno municipal y provincial”.

Este sector en la región emplea de forma directa a 8 mil productores, que producen el 70% de las verduras de la provincia de Buenos Aires, mientras que se estima que hay alrededor de 30 mil puestos laborales si se tienen en cuenta los intermediarios y las ventas.

Desde la asunción de Mauricio Macri, quien tuvo como primer ministro a Ricardo Buryaile, reemplazado luego por Luis Miguel Echevehere, representante de la Sociedad Rural Argentina, el sector de la agricultura familiar ha quedado relegado no sólo en la desjerarquización de la Secretaría, sino también en la insuficiencia de respuestas a las diferentes problemáticas que se encuentra atravesando.

El ministro provincial, Leonardo Sarquis, tampoco brinda soluciones concretas. Ejemplo de ello es que el ex Monsanto se había comprometido con la entrega de semillas, pero sólo fueron 2,5 kilos para las 1.700 familias que nuclean el FARC, “lo que es a todas luces, además de insuficiente, una falta de respeto hacia la buena fe y el diálogo para abordar la problemática del sector”.

Por otra parte, el titular de esta cartera no ha avanzado con la declaración de la emergencia exigida. “A la fecha, no sólo no ha sido declarada, sino que diputados de Cambiemos han bloqueado el tratamiento de un proyecto de ley para declarar la emergencia y poner a disposición de la gobernadora Vidal las herramientas y facultades que sin demoras y con carácter urgente le permitirían intervenir rápida y eficazmente para posibilitar la recomposición de la capacidad productiva y paliar la grave crisis que afecta al sector. Ante esto, invitamos a las autoridades a recorrer la zona, quinta por quinta, para constatar los daños sufridos y adoptar medidas urgentes para asistir económica y técnicamente al sector”, sostuvieron desde FARC .

En el ámbito municipal, la semana pasada los productores realizaron una feria frente a Plaza Moreno para visibilizar al sector, que contó con la visita del intendente Julio Garro, quien se comprometió a brindar ese espacio una vez a la semana para la venta de verduras, así como también a convocar a las diferentes organizaciones para avanzar con políticas para el sector. A una semana, no hay mayores novedades.

“Esperamos que cumpla con lo que ha planteado, esperamos que podamos apoyar una política hacia los pequeños productores de la ciudad. Pero todavía no tenemos novedades de ello”, explicó Villacorta, quien detalló que, si bien tienen un diálogo fluido con el gobierno local, “las gestiones que hablamos quedan solamente en una charla. Estamos cansados de charlas: necesitamos acción”.

“Esperamos que cumpla con lo que ha planteado, esperamos que podamos apoyar una política hacia los pequeños productores de la ciudad. Pero todavía no tenemos novedades de ello”

Ante esta crisis, puesta en evidencia nuevamente con un temporal, los pequeños productores piden “una ayuda economía real” al Estado para volver a ponerse de pie, avanzar en una ley provincial con fondos propios para la promoción del sector hortícola y asistencia en casos de emergencia, así como también la plena implementación y el presupuesto para la Ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar, sancionada en 2014 pero nunca reglamentada. Por otra parte, exigen ser recibidos por María Eugenia Vidal y Leonardo Sarquís, para “llegar a una real solución de esta crisis”.

En este marco, convocan a una conferencia de prensa el miércoles 26 de septiembre a las 10 hs en el Anexo de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, donde expondrán la situación y darán detalles del plan de lucha a seguir.