Presentado por el senador Federico Susbielles, la totalidad de la Cámara Alta apoyó el proyecto que sanciona el acoso callejero por razones de género, identidad y/u orientación sexual e instituye el 2 de octubre como día de lucha contra el acoso y el maltrato, al tiempo que incorpora esta temática a la formación policial.

El proyecto que obtuvo media sanción entiende el acoso como un elemento utilizado para hostigar, maltratar, intimidar y/o afectar la integridad, dignidad y/o libertad de las personas en espacios públicos; el contacto físico indebido no consentido, la exhibición de genitales, persecución y/o arrinconamiento; la filmación o fotografía no consentida, y la manifestación física o verbal de expresiones racistas, xenófobas, sexuales y/o relacionadas al cuerpo, género, identidad y/u orientación sexual de la persona.

En este marco, se establecen multas equivalentes a entre el 15 y el 40% del haber mensual del Agente de Seguridad de la Policía de la Provincia de Buenos Aires para aquellos que acosen en la vía pública a otra persona, incorporando estas penas al Código de Faltas.

“Este proyecto nos pone en un lugar distinto, en un lugar que busca proteger y fortalecer aquellos colectivos que hoy se encuentran en una situación de vulnerabilidad. En un lugar que busca erradicar estas situaciones de discriminación que atentan contra la integración y la igualdad”, sostuvo Susbielles en su intervención en el Senado.

El legislador kirchnerista remarcó que no alcanza con sancionar esta normativa, sino que hay que instruir al respecto, por lo que instituir el 2 de octubre como el día contra el acoso va a posibilitar que “pueda trabajarse en cada colegio, en cada institución pública, concientizando sobre esta situación, intentando deconstruir estos mandatos que quizá han pasado de generación en generación”.

El proyecto también establece que la Ley Nº 14.876 de perspectiva de género en la formación policial incorpore contenido obligatorio “relativo a la prevención, tratamiento y modos de actuación ante situación de acoso callejero en razón de género, identidad y/u orientación sexual”.

“Queremos darle una mirada a nuestras fuerzas de seguridad en esta materia, para que sepan cómo intervenir y cómo actuar. Nos parece sin duda que esto va a ser un paso adelante”, concluyó Susbielles.