En una nueva muestra del plan represivo de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y su par bonaerense, Cristian Ritondo, detrás de “la lucha contra el narcotráfico”, se conoció en las últimas horas la detención de José Luis Zurita Delgadillo, platense de veintiocho años e hijo de bolivianos, por comprar junto a su madre treinta kilos de hojas de coca para revender dentro de la colectividad. El joven estudiante de Ingeniería de la UNLP fue considerado narcotraficante por la Justicia, aun cuando el Código Penal indica lo contrario, y ahora se encuentra detenido en la prisión de máxima seguridad de Marcos Paz.

“José Luis es estudiante universitario, cursa el tercer año de la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad Nacional de La Plata. No tiene antecedentes penales. Ayuda junto a sus tres hermanas a sostener a la familia, trabajando junto a sus padres vendiendo en una feria de La Plata”, expresa un comunicado difundido por la familia del joven detenido. La medida representa un nuevo ejemplo del recrudecimiento del avasallamiento institucional escudado en la “lucha contra el narcotráfico”.

El hecho tuvo lugar el sábado 25 de agosto. Desde entonces el joven está detenido en el penal de Marcos Paz. La familia Zurita Delgadillo tiene un puesto en el Mercado Regional de Frutas y Verdura de La Plata, donde suele vender hojas de coca en bolsas de cuarto y medio kilo para la colectividad local. Ese sábado habían ido a la zona de Lugano a comprar una importante cantidad para revenderla en la fiesta de la Virgen de Urkupiña y cuando intentaban cargarla en un auto la policía los detuvo.

“Es una situación terrible, están sosteniendo que la hoja de coca es un estupefaciente, lo cual es totalmente falso, y a José Luis lo detuvieron aduciendo que ‘cocinaba droga’, sin ningún tipo de evidencia. No es más que una lógica macabra. Desconocen las legislaciones sobre la posesión de hojas de coca y su significado cultural”, dijo a Contexto Federico Ravina, abogado de la familia del detenido.

Federico Ravina (abogado): “Es una situación terrible. están sosteniendo que la hoja de coca es un estupefaciente, lo cual es totalmente falso, y a José Luis lo detuvieron aduciendo que ‘cocinaba droga’, sin ningún tipo de evidencia”.

Según informó el letrado, a Zurita Delgadillo “le niegan la excarcelación por un delito inexistente”. La hoja de coca forma parte de la cultura milenaria de los Pueblos andinos. La Ley 23.737 en su artículo 15 afirma que “la tenencia de hojas de coca en su estado natural, destinado a la práctica del coqueo o a su empleo como infusión, no será considerada tenencia de estupefacientes”.

Asimismo, según informó Vilma, hermana de José Luis, el propio joven estudiante interpeló a las fuerzas de seguridad y “les mostró el artículo del código que establece que la tenencia de hoja de coca no es delito”. No obstante, la policía allanó la casa del hombre que le vendió y no encontraron ninguna sustancia ilícita, pero a José Luis lo llevaron detenido.

En tanto, el comunicado difundido reitera que la Constitución reconoce los derechos culturales, promovidos para “garantizar que las personas y las comunidades tengan acceso a la cultura y puedan participar en aquella que sea de su elección”. El consumo de la hoja de coca es parte de la identidad cultural de los pueblos andinos no sólo de Bolivia, sino de Argentina también.

“En nombre de la lucha contra el narcotráfico, más las políticas que atentan a los derechos del colectivo migrante como el DNU 70/2017 del presidente Macri, logran estigmatizar y criminalizan a los y las migrantes en Argentina. La detención de José Luis es muestra de ello”, agregaron desde la defensa de Zurita Delgadillo. La causa está en el Juzgado Federal Criminal N° 5 a cargo del Dr. Martínez Di Giorgi.