Los trabajadores del Astillero Río Santiago levantaron esta madrugada la toma pacífica del Ministerio de Economía tras un martes de protestas por la reunión pautada con el ministro Hernán Lacunza, que se había suspendido el lunes. La medida cesó cerca de la 1, cuando el “gobierno firmó el acta comprometiéndose a dar respuestas a los recalamos”.

Los operarios del ARS se mantuvieron todo el día de ayer en el edificio de Hacienda provincial a la espera de que funcionarios de primera línea los recibieran para tener una reunión donde estipular cómo resolver la parálisis de la empresa. Desde el mediodía, los trabajadores ingresaron a la cartera como nueva medida ante la falta interés expresada por la gestión de María Eugenia Vidal. Hacia las diez de la noche de ayer, ningún funcionario se había acercado y habían decidido pasar la noche allí, rodeados de una fuerte presencia policial en las inmediaciones del Ministerio.

“El gobierno tiene que cumplir con lo que prometió: comprar los insumos y concretar la reunión que no hicieron. Queremos que nos dejen de ningunear y hagan una reunión con gente que realmente pueda tomar la decisión política de salir de esta situación de conflicto”, había dicho a Contexto Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada.

El conflicto se originó a principio de año cuando Vidal hizo una reestructuración del directorio de la empresa del Estado bonaerense seguido por un recorte de salarios y una brutal represión en agosto. A su vez, el Ejecutivo no gira los fondos necesarios para continuar con la construcción de buques y lanchas. “En este momento la parálisis del astillero es del 90%”, dijo Banegas.

Tras la represión de agosto, entre la semana pasada y ayer el clima se tensó otra vez. Ante la falta de respuestas políticas del gobierno para reactivar el ARS, sus trabajadores habían tomado la empresa días atrás. El viernes levantaron la toma a través de la firma de un acta mediada por un fiscal y firmada también por el presidente del ARS, Daniel Capdevila. Allí se acordaron dos puntos entre las partes: la compra de insumos para la culminación y reparación de los trabajos pendientes y la confirmación de una reunión que tendría lugar el lunes, donde participarían los ministros Hernán Lacunza (Economía) y Marcelo Villegas (Trabajo). Sin embargo, el gobierno no cumplió su palabra y la reunión fracasó. Eso acrecentó el malestar en los “astilleros”, que acusaron el “ninguneo” de las autoridades, lo cual motivó que ayer, luego de haberlo elegido en asamblea general, se movilizaran hasta el Ministerio de Economía donde mantuvieron la toma pacífica del edificio ubicado en el centro platense.

Legisladores opositores participaron en apoyo de los trabajadores. Hacia el mediodía estuvieron los diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana Florencia Saintout, Susana González y Miguel Funes, y el diputado nacional del Frente de Izquierda Nicolás del Caño.

Desde el bloque de diputados de UC-FpV-PJ que encabeza Saintout, señalaron que en los próximos días van a presentar un proyecto de ley en favor de la activación del trabajo en la empresa ensenadense. “Va a consistir en la declaración de la emergencia en el sector naval, impedir los despidos, plantear una partida presupuestaria para sostener el sector y determinar qué proyectos de trabajo reactivar. Es una herramienta legislativa que vendría a suplir esta ausencia del gobierno”, explicó a Contexto Miguel Funes.