Ante la presencia de varios casos letales de enfermedad invasiva por Streptococcus pyogenes (o estreptococo del grupo A), miembros de la cátedra de Microbiología Clínica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad local, junto con la Sociedad Argentina de Bacteriología, Micología y Parasitología Clínicas (Sadebac), elaboraron un informe para esclarecer el origen y los alcances de esta bacteria. Se trata de una bacteria que produce la faringitis, una de las infecciones bacterianas más frecuentes.

El doctor Horacio Lopardo, profesor consulto de la cátedra de Microbiología Clínica de Ciencias Exactas, miembro de la Sadebac y consultor del hospital Garrahan, explicó que “al menos cuatro de los pacientes presentaron una infección viral predisponente y fueron infectados seguramente por una cepa invasiva y toxigénica de Streptococcus pyogenes“.

“Los casos graves ocurren en pacientes que carecen de anticuerpos antitóxicos (imposibles de detectar en cada uno de los habitantes). Una bacteria que, además de invadir, es capaz de liberar toxinas, desencadenando el llamado síndrome de shock tóxico estreptocócico (SSTS) porque el paciente carece de anticuerpos específicos que puedan neutralizar el efecto de la toxina”, completó el científico.

“LOS CASOS GRAVES OCURREN EN PACIENTES QUE CARECEN DE ANTICUERPOS ANTITÓXICOS (IMPOSIBLEs DE DETECTAR en CADA UNO DE LOS HABITANTES)”.

Por otro lado, el investigador detalló que “en estos momentos se está dando una coincidencia de casos de estreptococo con influenza A, que eso no se daba anteriormente porque los picos de influenza se dan al principio del invierno y este año es más tardío”. Y agregó: “si bien no hay un mayor número de casos de influenza A que años anteriores, se dan justo con el aumento de circulación de estreptococos que ocurre en cada final de invierno-principio de primavera y se sabe que la coinfección influenza A-estreptococo de grupo A agrava los cuadros clínicos”.

Lopardo, que lleva unos treinta años estudiando las infecciones invasivas por estreptococo, manifestó que “en cuanto a la cepa que puede estar circulando en estos momentos y que está siendo estudiada por el Instituto ANLIS-Malbrán, es importante saber si hay circulación horizontal de alguna cepa en particular. Pero hay doscientos tipos de cepas de estreptococo y de ellos hay algunos caracterizados como invasivos, que son habitualmente portadores de exotoxinas que complican el cuadro con la producción del shock, caracterizado por presión baja y compromiso de varios órganos incluyendo el pulmón

Las infecciones invasivas por estreptococos beta-hemolíticos del grupo A son subestimadas por su relativamente baja frecuencia. Los estudios realizados en la Argentina demostraron su persistencia a lo largo de más de veinticinco años.

Esto llevó a que los referentes de todo el mundo convocados por el XIX Simposio Internacional de la Sociedad Lancefield y apoyados por la Sociedad Argentina de Bacteriología, Micología y Parasitología Clínicas (SADEBAC), división de la Asociación Argentina de Microbiología, en 2014 se pronunciaran a través de una nota instando al Ministerio de Salud para que las infecciones invasivas por estreptococo se consideraran enfermedades de notificación obligatoria.