En el marco del plan de 48 horas de lucha de los docentes bonaerenses, el Bloque Sindical de Educación La Plata llevó el reclamo por infraestructura y el pedido de Emergencia Educativa a la Dirección de Consejos Escolares conducida por Marcelo Dimario y a la Municipalidad de La Plata, donde estaba sesionando el Concejo Deliberante.

A más de un mes la muerte de Sandra y Rubén en Moreno tras la explosión en una escuela, los docentes exigen que las instituciones educativas cuenten con una infraestructura adecuada, segura tanto para estudiantes como para docentes. En este marco, desde el Bloque advirtieron que, a pesar de las declaraciones de María Eugenia Vidal de atender las emergencias desde los Consejos Escolares, no cuentan con ningún plan de acción para avanzar al respecto, situación preocupante si se tiene en cuenta que hoy alrededor de setenta escuelas están con problemas de gas, mientras que cuarenta están directamente cerradas.

“Las condiciones son deplorables”, consideró Patricio Villegas, titular de Suteba La Plata, en diálogo con este medio, al tiempo que detalló que los problemas de gas, electricidad y edilicios imposibilitan la normal realización de las clases. En este contexto, el Fondo Educativo de la Municipalidad de La Plata sigue estancado, con partidas de 2016 aún sin invertirse, con las de 2017 alcanzando sólo un 20% del total y con las de 2018 sin haberse tocado prácticamente.

“Nos alarma la subejecución porque las escuelas y las comunidades lo necesitan. Hay que recordar a Negrelli previo a las elecciones de medio termino, lanzando 25 escuelas con presupuesto 2017. Nos alarma además porque ante este proceso inflacionario las obras que fueron valuadas para este año y el año pasado ya ese precio no es el mismo. Aquellos que gobiernan tienen la misión de gestionar los fondos que les son asignados de las distintas partidas, pero parece que en la ciudad de La Plata eso no ocurre”, sostuvo Villegas.

Una de esas escuelas es la N° 37 de Gorina, que tiene asignada una partida de más de 9 millones de pesos, pero no se ha avanzado al respecto y hoy este edificio, compartido por el jardín, la primaria y la secundaria, está con falta de aulas y baños. Lo mismo sucede en la Escuela N° 8, que a pesar de contar también con un presupuesto designado sólo se ejecutó un 20% y “hoy están dando clases de forma alternada porque no tienen aulas”, explicó Fabiana Berardi, titular de UDOCBA La Plata en dialogo con Contexto.

“El intendente Julio Garro también es responsable de toda esta situación que atraviesan las escuelas en la ciudad de La Plata”, apuntó. “Ellos hablan de calidad educativa, de discutir con los chicos en la escuela, y hoy los pibes no están en la escuela. Y no es por un reclamo salarial como el caso de hoy”, sostuvo Berardi, quien destacó que las escuelas están cerradas por amenazas de bombas, paredes electrificadas y problemas de infraestructura.

“Necesitamos escuelas dignas, señor intendente. Necesitamos escuelas dignas, señora gobernadora”, exigió Berardi.

Desde el Bloque destacan, por otro lado, que el Servicio Alimentario Escolar se municipalizó y es llevado adelante por Martiniano Ferrer Picado, quien no ha dado respuestas concretas sobre las viandas que se entregan a las más de setenta escuelas que hoy no tienen gas: un sandwich con una feta de jamón y otra de queso, una empanada casi vacía, o pizza con una feta de queso de máquina, explicaron desde el Bloque. “Nos dijo que ese era el menú porque era una emergencia. Lo que le planteamos es que si es una emergencia tiene que poner manos a la obra enseguida e intentar solucionarla, para que esa vianda esté un día o dos, no cuarenta días”, relató Villegas