En el día del maestro y de cara a la jornada de 48 horas de paro nacional para hoy y mañana, los docentes bonaerenses (Suteba) y porteños (UTE) nucleados en CTERA afirmaron que la medida de fuerza es para pedir el llamado a paritaria nacional, por “escuelas seguras” y “salarios dignos”. También rechazaron ajustes más severos en el presupuesto 2019, tal como le exige el Fondo Monetario Internacional (FMI) al gobierno de Mauricio Macri.

La semana de lucha comenzó ayer con la instalación de ollas populares a lo largo de la Avenida de Mayo, desde el Congreso hasta Plaza de Mayo, a cargo de las organizaciones sociales por paritaria social, a la que adhirieron los docentes porque “con hambre no se puede estudiar”, afirmaron.

Continuará con un paro nacional para miércoles y jueves y una movilización el jueves desde el Palacio Pizzurno hasta el Congreso convocada por CTERA, UDA y SADOP, donde reclamarán por una sesión especial para el tratamiento de una serie de leyes para defender la educación pública. En tanto hoy habrá actividades de difusión distritales para visibilizar el conflicto docente.

De la movilización del jueves participarán también los docentes universitarios por mayor inversión presupuestaria y contra los recortes de 3 mil millones de pesos que aplicó el Ministerio de Educación para este año, que afectan los gastos de funcionamiento y las becas y programas de inclusión.

En la conferencia de prensa, los secretarios generales Roberto Baradel (Suteba) y Gustavo López (UTE) recordaron a Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y auxiliar de la Escuela Nº 49 de Moreno muertos por una explosión tras una fuga de gas. Pidieron justicia y que el Estado se haga responsable a través de la puesta en condiciones de los establecimientos educativos. “Fueron dos compañeros que tuvieron una entrega muy fuerte con la educación y los chicos. No nos escuchó la gobernadora Vidal ni sus funcionarios y entonces estas muertes se pudieron haber evitado, y no se evitaron por la desidia y la falta de diálogo”, afirmó Baradel. “Le reclamamos a la gobernadora que reaccione, que elabore un plan de contingencia y que nos realice una propuesta salarial digna”, añadió.

Luego de las muertes de Calamano y Rodríguez, en la provincia de Buenos Aires hay alrededor de ochocientas escuelas con las puertas cerradas por la falta de obras de refacción y acondicionamiento. Entre estas están todas las del distrito de Moreno, que son más de doscientas.

Baradel y López cuestionaron que ni el gobierno de María Eugeni Vidal ni el de Horacio Rodríguez Larreta hayan resuelto el conflicto salarial. Por el contrario, en las negociaciones paritarias han ofrecido subas del 19%, mientras la inflación prevista para este año es superior al 40%. A esto se añade el rechazo al cierre de la paritaria nacional que hizo Mauricio Macri.

Los reclamos que sustentan el paro son el pedido de derogación del decreto que cerró la paritaria nacional, garantizar el Fondo de Incentivo Docente y solución a los problemas de infraestructura; y en el plano universitario, mayor presupuesto universitario y continuación de los programas de becas. “Tenemos el apoyo de toda la sociedad para esto y para el proyecto en repudio a lo sucedido en Moreno y exigiendo justicia por Sandra y Rubén. Además, le pedimos a los diputados y senadores que no aprueben el proyecto del Presupuesto Nacional que reduce derechos”, enfatizó Eduardo López.

“Hoy no tenemos nada que festejar. Les enviamos un fuerte reconocimiento a todos los docentes por su compromiso, su entrega y su lucha en defensa de la educación pública”, concluyó Baradel.