Con la presencia de vecinos, referentes políticos y profesionales de la salud, se llevó a cabo ayer un abrazo simbólico al Centro de Salud Nº 15 de Tolosa, ubicado en la zona de 520 y 118, en repudio al desplazamiento de una médica hacia otra institución. Los trabajadores del lugar observan esta maniobra como un paso más en el vaciamiento de recursos humanos y material que se suma a los ya existentes problemas edilicios y de insumos en una institución que cubre las necesidades de zonas de alta vulnerabilidad como El Mercadito o El Churrasco.

“Hace muchos meses que el Centro de Salud atraviesa distintos problemas para llevar adelante una atención apropiada al conjunto de los usuarios de los barrios Mercadito, Barrio Nuevo, Churrasco, La Unión, La Vieja Unión, La Bajada y Ringuelet”, expresaba un comunicado en circulación que convocaba a la comunidad a acercarse a las 11 de la mañana a la institución para acompañar la actividad impulsada por la Mesa Barrial de Tolosa-Ringuelet. Allí, personal médico del lugar junto a referentes gremiales de la salud y legisladores locales manifestaron su preocupación por los problemas, entre los que se denuncian “diversas fugas de gas, el hecho de no contar con profesionales de disciplinas fundamentales como obstetricia y psicología, y la falta cada vez más pronunciada de medicación”. Por allí pasaron las concejales platenses por Unidad Ciudadana Ana Castagneto, Lorena Riesgo y Victoria Tolosa Paz, el dirigente político Guillermo “Nano” Cara y el conductor local del gremio La Bancaria Federico Bach.

“Existe una intención de traslado de una compañera de este Centro de Salud que podría ocultar una renuncia indirecta. Acá hay solamente dos médicos generalistas y nos faltan obstetras, psicólogas. Hace dos meses que las estufas tienen pérdidas de gas. Acá tiene que dar la cara el Municipio y sólo ponen parches momentáneos”, dijo a Contexto Juan, jefe de Residentes del Hospital Gutiérrez que articuló la actividad con la Mesa Barrial, quien definió que los traslados son consecuencia directa de “cubrir los baches que está generando el ajuste del gobierno nacional en Salud”.

“Venimos recorriendo las salitas sanitarias desde hace bastante tiempo y vemos las deficiencias edilicias que hay, y ahora sumamos deficiencias profesionales. Se sabe que el sueldo municipal no es bueno, pero creo que hay profesionales de los que no se puede prescindir, en especial en una zona tan vulnerada por la gestión municipal como es la de esta parte de Tolosa y Ringuelet”, dijo a Contexto la concejal Ana Castagneto, quien remarcó la gravedad de la decisión del gobierno nacional de rebajar la jerarquía ministerial de Salud a una Secretaría.

Cabe recordar que el Equipo de Salud del CAPS 15 realiza controles en niños y niñas, embarazadas, mujeres y adultos, con demandas permanentes y espontáneas. Además, realiza trabajos comunitarios con proyectos de extensión de la Universidad Nacional de La Plata, comedores barriales, escuelas de la zona y otras instituciones. Por allí transitan estudiantes de distintas carreras de la UNLP y se realiza tarea docente

“Conocemos el compromiso médico que tiene el equipo de esta salita. Es la única que tenemos en esta zona de Tolosa, ya que la que estaba en 528 sabemos que ya cerró. Quieren que pase lo mismo con esta salita, que es el único recurso que tenemos. Necesitamos más que nunca apoyarla, ya que es nuestra, es del barrio”, expresó María Claudia, vecina y referente barrial de la zona.

Cabe destacar que, durante la actividad, miembros de la gestión municipal se presentaron para resolver en el mismo acto los reclamos de los presentes, aunque los voceros mantuvieron reparo ante la actitud. “Siempre dicen lo mismo y al poco tiempo vuelven los problemas”, expresaron.