El Programa E-Basura de la Universidad local puso en funcionamiento una Planta Piloto Experimental de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. La iniciativa se inscribe en el marco de un acuerdo de colaboración firmado entre la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la casa de estudios platense.

La Planta Experimental de Residuos Electrónicos funciona como un centro de reciclado, con el fin de darle un mayor procesamiento a los elementos que ingresan al taller.

El Programa E-Basura opera como un centro de reparación de equipamiento informático y telecomunicaciones en desuso, y está orientado a la reutilización de componentes y reacondicionamiento de equipos para su donación.

Hasta ahora las partes de computadoras severamente dañadas son retiradas por empresas dedicadas a su disposición final. Con la puesta en marcha de la nueva planta la idea es superar ese esquema y hacer un preprocesamiento para revalorizar ciertos componentes de la computadora. Así, por ejemplo, será posible reutilizar con diferentes fines desde placas madre, cables, el cobre y hasta el plástico de cualquier computadora, sin importar su grado de deterioro.

Al respecto, Viviana Ambrosi explicó que “con esta planta nos proponemos implementar un modelo de economía circular y de formación para dar respuestas a las Smart Cities aplicando normas internacionales y recomendaciones de la UIT”.

El Programa E-Basura surgió como una experiencia de Extensión Universitaria que desde 2009 recicla equipos informáticos en desuso que luego son donados a diferentes instituciones sin fines de lucro de todo el país, como comedores populares, centros comunitarios, escuelas, hospitales, entre otros.

De esta manera, a partir del trabajo que realiza el equipo conformado por docentes y alumnos, se contribuye a reducir la brecha digital y, a la vez, colabora con el medio ambiente a través de una disposición final segura del equipamiento que no se puede recuperar, y contribuye con la formación de alumnos universitarios.