Apostasias colectivas: este año alrededor de cinco mil argentinos decidieron desvincularse de la Iglesia

Mientras la cúpula del Vaticano se ve sumida en un escándalo tras conocerse los masivos abusos en Estados Unidos, y la Iglesia católica argentina se muestra como lobista contra la ampliación de derechos, en nuestro país miles de argentinos decidieron apostatar.

351

El acto de apostatar es nada más ni nada menos que “darse de baja” de la Iglesia catolica. Si bien la apostasía tiene sus orígenes en Argentina en 2009, durante este año, donde la institución tomó un rol activo para que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo no prosperase, se han realizado apostasías colectivas en diversos puntos del país, teniendo la mayor desafiliación colectiva el 27 de agosto, con tres mil bajas.

“Con respecto a los motivos, la gran mayoría mencionó el rechazo del proyecto de IVE en el Senado como ‘la gota que rebalsó el vaso’. Para mucha gente no es una decisión fácil, muchxs mantienen la fe pero no quieren seguir vinculadxs con la institución”, detalló en dialogo con Contexto María José Albaya, integrante de Campaña Feminista por el Estado Laico, también parte de CAEL, donde gestionaron unas 4 mil apostasías, a las que hay que sumarse las realizadas por otras organizaciones, escalando al menos unas mil más.

Ayer, el Arzobispado de La Plata recibió nuevamente las cartas para apostatar, impulsadas por la organización “Apostasía Colectiva, no en mi nombre”, perteneciente a la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL). “Propiciamos e impulsamos las apostasías colectivas para visualizar de alguna forma nuestro desacuerdos con algunas políticas o ideas que se impulsan desde la Iglesia”, explicó Paz Santos Morón, integrante de esta organización.

“No tiene que ver con una cuestión de fe o de creencia, en lo que pregona en sí la religión, sino con poder visualizar o entender las implicancias más políticas que tiene esta institución en particular en los debates y en las políticas públicas de nuestro país”, destacó Santos Moron, quien agregó que la Iglesia “tiene un peso político y de donde viene también su forma de poder legitimizarse. Ellos se amparan siempre señalando que representan al 90% de la población, haciendo referencia a los bautizados y bautizadas. Entonces está bueno que podamos ir socavando ese peso”.

La Coalición Argentina por un Estado Laico tiene por objetivo “la autonomía de lo político ante lo religioso, que el poder civil no se recueste en símbolos y poderes religiosos para obtener legitimidad”. Desde CAEL advierten que el poder la Iglesia católica argentina “es la principal fuerza motora que se opone a la ampliación y reconocimiento de derechos de nuestro Pueblo”.

Cabe destacar que, además de a la IVE, esta institución se opuso al divorcio vincular, a la Ley de Identidad de Género, al Matrimonio Igualitario, a la Ley Nacional de Fertilización Asistida y ahora también a las modificaciones de la Ley de Educación Sexual Integral.

En este marco, esta semana, el Frente de Izquierda convocó a una audiencia en Diputados en la que participaron legisladores de todos los bloques para reclamar la separación de la Iglesia y del Estado, en la que también participaron el abogado constitucionalista Roberto Gargarella, Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y Carlos Lombardi, representante legal de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina e integrante de la APDH.

Desde CAEL también participaron de este encuentro. Albaya destacó que “la idea de las apostasías colectivas es transformar el acto personal de la apostasía en un hecho político. Pero la separación de las iglesias (no solo la católica) del Estado va a llevar tiempo y mucho trabajo, ya que las ramificaciones de la injerencia religiosa en el ámbito político es grande y compleja”, explicó.

Apostasía Colectiva, CAEL y la Campaña Feminista por el Estado Laico, el 28 de septiembre próximo van a estar recibiendo más apostasías y juntando firmas para que se retire la imagen de la Virgen del Salón de los Pasos Perdidos, en el Congreso, parte de una convocatoria de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito

¿Cómo apostatar?

Para dejar los registros de la Iglesia se debe realizar una carta personalizada –hay modelos en la web de www.apostasia.com.ar– destinada al Arzobispado correspondiente, donde además de los datos personales se debe incluir la fecha y el lugar de bautismo y debe ser entregada con fotocopia del DNI.