En medio de la crisis educativa que atraviesa la provincia de Buenos Aires, la Cámara Baja de la Legislatura bonaerense le dio media sanción por unanimidad a la Ley de Emergencia en Infraestructura Escolar. Los bloques kirchneristas, peronistas, massistas y de izquierda unificaron criterios a partir del proyecto del diputado Pablo Garate (FR), que tendría vigencia por un año con la posibilidad de prorrogarse por un año más, en caso de ser aprobado en la Cámara Alta.

Al oficialismo no le quedó otro camino que acompañar, luego del letargo de la gestión de Vidal para responder a las apremiantes necesidades de las escuelas tras las muertes en Moreno.

La discusión del proyecto se dio con las gradas del recinto repletas de gremialistas del Frente de Unidad Docente Bonaerense y compañeros de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, las víctimas de la explosión de la escuela de Moreno, quienes se han movilizado pidiendo justicia.

El proyecto fue presentado por Garate, pero tuvo cambios por los aportes de los distintos bloques opositores. El objetivo es restablecer las condiciones de seguridad para trabajadores y alumnos en los establecimientos educativos y garantizar el efectivo funcionamiento de los servicios.

El objetivo del proyecto es restablecer las condiciones de seguridad para trabajadores y alumnos en los establecimientos educativos y garantizar el efectivo funcionamiento de los servicios.

Según Suteba, por serias deficiencias edilicias hay ochocientas escuelas que tienen sus puertas cerradas. En este marco, el gobierno no ha ideado un plan de obras y se limitó a enviar gasistas para cortar el servicio donde hubiera pérdidas.

La iniciativa prevé un Plan de Obras de Infraestructura Escolar y la creación de una Comisión Bicameral de Emergencia integrada por cinco diputados y tres senadores cuyas funciones serán el seguimiento y control de la emergencia declarada.

A su vez, y tal como lo ha pedido la oposición en reiteradas ocasiones, el titular de la cartera educativa, Gabriel Sánchez Zinny, deberá acudir personalmente ante la Comisión Bicameral en los próximos treinta días desde la entrada en vigencia de la ley para presentar un informe sobre el estado de situación de las escuelas públicas y un proyecto detallado de obras a implementarse.

Desde las muertes de Sandra y Rubén por una explosión por fuga de gas previamente denunciada en la Escuela N° 49 de Moreno, el gobierno de María Eugenia Vidal ha recibido duros cuestionamienos del ámbito político, gremial y de la comunidad educativa por el abandono en que se encuentran los establecimientos.

En las intervenciones durante la sesión, los legisladores hicieron hincapié en las responsabilidades que no ha asumido el Ejecutivo y en su política de embestir contra los gremios docentes. La corrida cambiaria que afecta los precios, el ajuste en el Estado a partir de la eliminación de ministerios claves y el préstamo que pidió el macrismo al FMI y del que hace depender la economía también guiaron los discursos de los diputados, sobre todo desde el kirchnerismo y el PJ.

“Fíjense a qué punto hemos llegado que este proyecto es para garantizar la seguridad en los edificios y en los servicios en los establecimientos escolares”, dijo Florencia Saintout, presidenta del bloque de Unidad Ciudadana-FpV-PJ, cuyo discurso fue uno de los más severos contra Provincia y donde detalló las embestidas contra la educación pública que ha hecho el gobierno de Vidal.

florencia saintout (fpv-uc): “Fíjense a qué punto hemos llegado que este proyecto es para garantizar la seguridad en los establecimientos escolares”.

Saintout se refirió al “ataque al sistema educativo” que realiza la gobernadora y ejemplificó con los techos salariales del 19% ofrecidos en la paritaria docente y la estigmatización de los gremios, los cierres de escuelas y cursos y la municipalización de los comedores escolares, entre otras medidas. “Siguen haciendo del cierre de escuelas su horizonte educativo”, disparó la diputada kirchnerista.

Pablo Garate, en tanto, pidió “construir un consenso” sobre la crisis educativa. “Este proyecto tiene que servir para hacer obras, para mejorar la situación de las escuelas, porque en este tema tocamos fondo”, apuntó.

Desde los bloques PJ-Unidad y Renovación y Convicción Peronista también cargaron contra la política educativa de Provincia. El justicialista Guillermo Escudero habló del “ataque simbólico y estructural” que ha hecho el gobierno con el sistema educativo. Mientras que Alejandra Martínez (Convicción Peronista) afirmó que “es insoslayable hablar de las responsabilidades del Ejecutivo”. Y agregó: “Este proyecto significa lo que debemos aportar para solucionar un gran problema: la vulneración del derecho a la educación”.

pablo garate (fr): “Este proyecto tiene que servir para hacer obras, para mejorar la situación de las escuelas, porque en este tema tocamos fondo”.

El diputado del monobloque Frente de Izquierda, Guillermo Kane, consideró que existe un “desguace” en la educación pública y objetó la “descentralización” que hizo Vidal de la educación con medidas como desligar en los municipios los comedores escolares.

Del lado del oficialismo, el encargado de defender la gestión fue Guillermo Castello. El diputado de Cambiemos apeló al desgastado recurso de responsabilizar a la “herencia” al referir a hechos de corrupción durante la gestión del anterior gobernador Daniel Scioli. Castello reconoció que el problema en infraestructura escolar es “enorme” y, en medio de las urgencias que tienen las escuelas, que “recién a fin de año se va a saldar el 30% de la deuda educativa de infraestructura. Esto requiere mucho dinero y mucho tiempo. Acá no hay cortoplacismo”, remató.