Cuando diputados y senadores debatieron el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, tanto aquellos que se manifestaron a favor como lo que estuvieron en contra, remarcaron la importancia de que se implemente la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) para la prevención de embarazos no deseados, hoy prácticamente paralizada. El martes, con fuertes críticas de sectores antiderechos, la Cámara Baja logró un dictamen en las comisiones de Educación y Familia para que esta normativa sea obligatoria en todas las escuelas del país.

La normativa es impulsada por el diputado José Riccardo, con el apoyo de las diputadas Carla Pitiot, Laura Alonso, Marcela Campagnoli, Carla Carrizo, Claudia Najul, Mónica Macha, Romina del Pla, Alejandra Martínez, entre otras. Esta última, presidenta de la Comisión de Familia, aportó datos claves para entender la importancia de la normativa: “Hay 3 mil niñas menores de quince años que se convierten en madres, y en el 83,4% de los casos fueron embarazos no planificados. También advirtió que nuestro país es el que más casos de VIH registra en toda América Latina, y nueve de cada diez personas que contrajeron esta enfermedad no utilizaron preservativo”, detalló.

La ESI, sancionada en 2006, establece en su artículo 5 que las instituciones educativas puedan adaptar los contenidos de la educación sexual según “su ideario institucional y las convicciones de sus miembros”, lo que dificulta la real aplicación. Han adherido sólo nueve de las veinticuatro jurisdicciones, y muchas escuelas religiosas, amparándose en su ideario, no la ponen en practica. 

En este marco, el dictamen firmado elimina este artículo y establece la ley como “de orden público” para que los contenidos curriculares sean de carácter obligatorio en todas las escuelas del país, tanto públicas como privadas.

Las modificaciones también buscan establecer que las jurisdicciones no desconozcan o contradigan los contenidos de ESI, que serán incluidos de manera transversal y a través de espacios curriculares específicos, asegurando la igualdad de trato y oportunidades no sólo para hombres y mujeres, sino también para “las diversas identidades de género y orientaciones sexuales”. De esta forma, se busca integrar dos legislaciones sancionadas posteriormente: la Ley de Matrimonio Igualitario (2009) y la Ley de Identidad de Género (2012), a las cuales precisamente los sectores allegados a la Iglesia fueron también quienes se opusieron.

En el plenario de comisiones se hicieron presentes integrantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que históricamente luchó también por “educación sexual para decidir”, y sectores antiderechos que repudiaron la normativa a los gritos de “¡A mis hijos los educo yo!”. Mientras que las diputadas Marcela Campagnoli (Coalición Cívica), Gabriela Burgos (UCR) y Flavia Morales (Frente de la Concordia Misionero) se quejaron por la falta de debate previo a la firma del dictamen, con dos reuniones. Sin embargo, el dictamen salió con mayoría.

El periodista Mariano Obarrio, uno de los operadores del sector antiderechos, ayer dejó al descubierto la postura clara de este sector: “¿Por qué decimos SÍ a la Educación Sexual y NO a la Ideología de Género? Porque la IG busca el adoctrinamiento sexual y la manipulación psicológica del niño y no a la salud sexual, ni a evitar embarazos no deseados, o enfermedades de transmisión sexual”, escribió en sus redes sociales con un polémico video acompañándolo.

En el video en cuestión, realizado por la Comisión Federal de Abogados Provida, consideran que “quieren imponer de lleno la ideología de género”. En este marco, consideran que el artículo eliminado son “nuestras armas para enfrentarnos al adoctrinamiento que quieren hacer sobre nuestros hijos”. Este sector sostiene también que por más que consideran “que todo ser humano debe ser respetando en sus derechos, no importa la ideología que tengan ni orientación sexual”, no pueden “permitir este adoctrinen a nuestros hijos en ideología de género, sobre todo cuando es contraria a las convicciones y creencias de los padres”.

La exvedette devenida en presentadora de TV Gisella Barreto también subió un video al respecto. “No acabemos con generaciones de esta Nación ni emulemos al primer mundo: Europa, que ya no tiene niños porque el índice de natalidad es cero”.

En tanto, Patricia Cattaneo, fundadora del Colegio Cristiano Redentor, con el hashtag #ConMisHijosNoTeMetas compartió en tanto una imagen de un manual criticando las imágenes que explican las diferentes formas de autopercibirse, contempladas en la Ley de Identidad de Género sancionada en 2012.

Un audio viral del Pastor Carlos Belart destinado a “colegas” de la Fraternidad de Consejos de Pastores de la República Argentina detalla que tras una reunión del Consejo Pastoral de Córdoba decidieron por “unanimidad empapelar la provincia con carteles con: ‘Con mis hijos no te metas” y volantear en domicilios y colegios “adviertiendo sobre el ESI: esta perversidad que hacen de una ley”. El Pastor Belart invita a sus colegas a “desparramarlo por todo el país”, al tiempo que “el pastor Díaz” se suma al audio criticando que a la ESI “se le incorpore todo lo que es la cuestión de género”.

En medio de estas fuertes embestidas, desde la Campaña manifestaron la necesidad de garantizar una ESI “laica, científica y actualizada” acorde a las leyes de orden público que garantizan derechos.

En la misma línea, desde la Red de Docentes por el Derecho a Decidir destacaron que hay que “entender, informar y socializar la idea de que los pibes tienen sus propios derechos, que la patria potestad no está por encima de los derechos de los pibes y que son derechos adquiridos y que los niños son para sí mismos, no son un sujeto que se deba a la voluntad de otros”.