El mismo día que el presidente Mauricio Macri anunciara su paquete de medidas de ajuste y afirmara que la pobreza iba a seguir creciendo, Ismael Ramírez, de trece años, fue asesinado de un tiro en el pecho cuando la policía reprimía a un grupo de vecinos que intentaba saquear un supermercado de la localidad chaqueña de Sáenz Peña. Mientras que otro adolescente fue herido en un ojo.

Los hechos ocurrieron en el comercio “Funcional Nuevo Impulso” del Barrio Obrero, alrededor de las 20 hs, cuando la policía llegó al lugar. Según medios locales, la balacera desatada terminó con varios detenidos y dos heridos ingresados Hospital 4 de Junio, uno de ellos Ismael, con un disparo en el torax, a quien se lo intentó reanimar pero cerca de las 22 hs falleció.

Según relataron desde la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) regional Resistencia en diálogo con Contexto, los vecinos, muchos de ellos provenientes de la comunidad Qom que venían con problemas en la retención de las tarjetas alimentarias, se levantaron ante el supermercado, donde la seguridad privada comenzó a disparar a quienes intentaban abastecerse saqueando. “Abrieron fuego y automáticamente pidieron auxilio a la comisaría más cercana y la policía se sumó a dispersar al conjunto de personas que estaban reclamando”, detallaron de esta organización.

“Se armó una gran balacera a cielo abierto a donde no se identificaba quién era el enemigo, solamente se disparaba del lado que venía. En este vaivén de disparos, recibe el disparo Ismael”, dijo a Contexto Jao Olivera, representante de APDH, quien señaló que este accionar de disparos entre vecinos, policías y seguridad “dio la posibilidad de que la policía utilizara armas no reglamentarias, que no son utilizadas en estas fuerzas”.

La autopsia realizada horas después en el cuerpo del niño determinó que la bala encontrada en el pecho no se correspondía con las armas reglamentarias utilizadas por la Policía chaqueña, pero desde APDH no descartan nada. “Nosotros sabemos bien, por antecedentes ya definidos anteriormente, cómo operó y opera la fuerza en esos contextos”, detalló Olivera.

En este marco, a traves de su cuenta de Twitter, el gobernador Domingo Peppo afirmó que “se va a llevar adelante una investigación para determinar con veracidad los hechos ocurridos donde perdiera la vida un joven de la ciudad”. En tanto, Sáenz Peña amaneció con una fuerte presencia policial a pedido de las cámaras empresariales.

Mientras se investiga el hecho, vecinos y organizaciones se movilizaron ayer en repudio. Desde la CTA de los Trabajadores de esta ciudad advirtieron que Sáenz Peña atraviesa un empobrecimiento “a razón de las políticas neoliberales” en las que “nuestra infancia es asesinada por comida, expuesta a la represión y la exclusión”.

Cabe destacar que un trabajo realizado por la Universidad Nacional de Chaco Austral, retomado por el portal local Diario Norte, determinó que en Sáenz Peña hay un 14% de desocupación. En este contexto es donde los saqueos comenzaron nuevamente.

“Vemos exponencialmente la cantidad de personas en basureros. La pobreza recrudeció y se agudizo”, explicó Olivera, quien destacó que las disputas por los territorios en esta zona de crisis económica se agudiza. “Ya no se sostiene en cuestiones económicas”, agregó.

Desde la Coordinadora contra la Represión Policial (CORREPI) sostuvieron que “las consecuencias de esta crisis planificada se multiplican en las barriadas de todo el país. Los sectores populares son duramente golpeados por el accionar criminal de un gobierno que busca imponer a sangre y fuego un modelo económico que condena a millones a la pobreza. Acaban de asesinar a un niño de 13 años en Chaco. Su ‘delito’ fue tener hambre. Salgamos a la calle a frenar este ajuste”.