Aunque buscaron usar eufemismos, metáforas, agitar fantasmas externos e internos y usar el recurso de la victimización, sazonado todo con la mística de la autoayuda, Mauricio Macri, primero, y Nicolás Dujovne, después, no pudieron disimular la profunda crisis económica y política en la que Cambiemos ubicó al país. Un ejemplo de eso fue que el propio Presidente tuvo que admitir que “la pobreza va a aumentar”.

“Con esta de valuación, la pobreza va a aumentar y (desde el Estado) vamos a estar para ayudar a quienes estén más expuestos”, prometió. Macri habló con un mensaje grabado desde Casa Rosada, que se emitió media hora más tarde lo previsto, casi cerca de las 10:00.

Por su parte, el titular del Ministerio de Hacienda habló luego de la misiva presidencial desde el auditorio del quinto piso de su cartera. Dujovne confirmó que el objetivo es “alcanzar el déficit cero” para el año que viene, emulando lo que quiso hacer Domingo Cavallo el 2001.

Entre otros ajustes para llegar a esa meta, mencionó el recorte a la inversión pública y a los subsidios a transportes y servicios. Además, señaló que aplicarán un derecho de exportación para todos los sectores, es decir, retenciones. En cuanto al precio del dólar, dijo que “no puedo dar una estimación de cuánto va a costar”. La divisa verde iba a cerrar igualmente cerca de los $40.

Si decirlo, Macri habilitó la salida del gradualismo: “La realidad nos demostró que tenemos que ir más rápido”. En ese marco, por ejemplo, anunció que habría una reducción del 50% de su Gabinete, en un proceso donde ya se ven despidos masivos en varias dependencias gubernamentales.

Macri volvió a insistir con un concepto que defiende desde 2016. “No se pude gastar más de lo que se tiene ni vivir por arriba de nuestros ingresos”, pidió el Jefe Estado.

Macri careció de autocrítica y le echó la culpa de la crisis a “los que estuvieron antes”, a “la peor sequía” de los últimos años, a “la suba de las tasas de interés en Estados Unidos” y a la “batalla comercial” entre ese país y China, y a la investigación de “los cuadernos”. Dujovne, por su parte, sí admitió “errores”.

De los 20 ministerios creados en diciembre de 2015 por Macri, quedaron diez. Los que fueron disueltos y convertidos en secretarías de Estado son Salud, Trabajo, Agroindustria, Ciencia y Tecnología, Ambiente y Desarrollo Sustentable, Energía, Turismo y Cultura. El único que fue eliminado fue Modernización, cuyo titular, Andrés Ibarra, será el segundo de Marcos Peña, quien sigue al frente de la Jefatura de Gabinete. En Relaciones Exteriores y Culto continuará Jorge Faurie y no Prat Gay, como circuló ayer.

Cambios en el Gabinete nacional

Jefatura de Gabinete: Marcos Peña.

-Vicejefe de Gabinete: Andrés Ibarra.

Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda: Rogelio Frigerio.

Ministerio de Economía: Nicolás Dujovne.

-Secretaría de Energía: Javier Iguacel.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto: Jorge Faurie.

Ministerio de Defensa: Oscar Aguad.

Ministerio de Seguridad: Patricia Bullrich.

Ministerio de Justicia: Germán Garavano.

Ministerio de Transporte: Guillermo Dietrich.

Ministerio de Producción y Trabajo: Dante Sica.

-Secretaría de Trabajo, Empleo y Seguridad Social: Jorge Triaca.

-Secretaría de Agroindustria: Luis Miguel Etchevehere.

Ministerio de Salud y Desarrollo Social: Carolina Stanley.

-Secretaría de Salud, Adolfo Rubinstein.

Ministerio de Educación Cultura y Ciencia y Tecnología: Alejandro Finocchiaro.

-Secretaría de Cultura: Pablo Avelluto.

-Secretaría de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.

Los ministerios de Turismo (Gustavo Santos) y Ambiente y Desarrollo Sustentable (Sergio Bergan) dependerán directamente del Presidente de la Nación, también con rango de secretarías.