Etchevehere avanza con la destrucción de la Secretaría de Agricultura Familiar y reprime a sus trabajadores

De los 567 trabajadores, 448 corresponden a la SAF, un sector ninguneado y atacado por el ministro, expresidente de la Sociedad Rural. “Queremos gobernar” fue el argumento que le dieron a los despedidos, que ayer sufrieron la represión policial.

206

Tras los fuertes rumores respecto de 1.200 despedidos en la cartera de Agroindustria, esta semana el ministro Luis Miguel Etchevehere avanzó con 567 cesanteos y con la represión de alrededor de trescientos trabajadores que se encontraban en la calle defendiendo sus fuentes de trabajo.

Ante los trascendidos que habían sido confirmado a mediados del mes por el ministro en una visita a Catamarca, los trabajadores nucleados en ATE habían comenzado un plan de lucha en todo el país con abrazos y movilizaciones en las diferentes sedes, y esta semana cumplieron un paro de 96 horas que se vivió con horas de tensión al efectivarse los cesanteos, culminando con la represión el día de ayer.

“Estábamos cortando la calle y vino la policía tirando palos y gas pimienta. Golpearon impunemente a nuestras compañeras y frente a eso salimos todos del Ministerio y nos vamos a quedar acá hasta que haya un ámbito de discusión donde se revea esta situación”, relató Juan Manuel Sueiro, delegado de ATE en Agroindustria, minutos después de la represión.

“Desde ayer que estamos intentando tener una mesa de negociación para que nos fundamenten cuales son las razones, más allá de que la sociedad argentina sabe que lo que se va a profundizar en Argentina es el ajuste, un ajuste combinado con represión y esto que está desplegado en la calle con una fuerza represiva con los más de trescientos compañeros que estaban pacíficamente”, agregó Sueiro.

Previo a la represión lograron tener una conversación con el director de Recursos Humanos del Ministerio de Agroindustria en busca de explicaciones, pero él mismo ratificó los despidos. “El argumento fue que tenían derecho a gobernar y que por un supuesto plan de modernización y de readecuación de personal debían avanzar con los despidos”, explicó a Contexto Valeria Taramasco, delegada de ATE.

De los 567 despidos, 448 corresponden a la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) conducida por Santiago Hardie. Cabe recordar que en noviembre del año pasado, tras la renuncia de Ricardo Buryaile, el presidente Mauricio Macri blanqueó sus fuertes vínculos con la Sociedad Rural y puso al frente de Agroindustria a Etchevehere, representante del agronegocio y uno de los referentes de la Mesa de Enlace que logró frenar a base de cortes en ruta la Resolución Nº 125 de retenciones móviles: un hombre muy lejano a los pequeños productores, quienes consideraron su asunción como un “gol en contra”, teniendo en cuenta el ninguneo histórico de la Rural con la agricultura familiar.

Durante su gestión, el ministro no brindó respuestas concretas a un sector que atraviesa un momento crítico, sino que por el contrario avanzó con el vaciamiento de la SAF, disminuyendo recursos y presupuesto, al tiempo que modificó las condiciones del Cambio Rural y eliminó el Monotributo Social Agropecuario, que garantizaba el acceso a regularizar su situación económica, a una obra social y a tener –para muchos, por primera vez– aportes previsionales. Hace sólo tres meses despidió a 330 trabajadores, por lo que esta nueva ola de despidos deja al área prácticamente vaciada.

“Esto implicaría la reducción del personal de la SAF a la mitad, aproximadamente, con lo cual la Secretaría queda en condiciones muy difíciles para seguir con sus funciones, más si tenemos en cuenta que esas funciones se desarrollan prácticamente en el territorio”, agregó Taramasco, al tiempo que detalló que en Río Negro, por ejemplo, sólo quedarían cuatro técnicos de terreno para toda la provincia.

“Al drama que nosotros queremos hacer explícito y llegar, que es el despido de casi seiscientos trabajadores y familias que se quedan sin sustento, se le suma que al sector de la agricultura familiar lo acorralan a un lugar de muy difícil posibilidad de producción”, destacó Taramasco.

“Cuando asume Etchevehere se profundiza el achicamiento de la SAF. Lo que no nos llama la atención siendo que nuestro ministro es miembro de la Sociedad Rural y defiende sus intereses de clase: está más interesado en que no se suban las retenciones en la soja que en la producción de la agricultura familiar”, consideró la delegada.