Por Ramiro García Morete

“Puedo dejar todo atrás/ Puedo pensar en seguir/ Solo para no morir”. Cuando Daniel Brichetti quedó como única guitarra y voz (ante la partida de Diego Germán), tuvo que asumir algo que le costaba: ponerse adelante. Que no es lo mismo que ir hacia adelante. Porque desde hace un lustro -cuando tocaban temas de The Strokes o Arctic Monkeys- no ha hecho otra cosa que ir adelante. Muchas veces siguiendo la velocidad misma del impulso y los cambios vertiginosos de la juventud, la banda conformada junto Genaro Guerrero, Franco Brichetti y Matías Llano se ha encargado de no detener su marcha. Pasando de esa herencia guitarrera de la primera década del siglo, virando a un tono más atmosférico y pop, para llegar actualmente a un pop con guitarras más crudas y tono dramático. Siempre produciendo, progresando, actualizando material y proyectando a futuro.

Tras haber publicado un EP que ya muestra cambios respecto de Sobre lo profundo (su disco de 2017), el plan más próximo y auspicioso es una gira nada menos que por México desde el 13 al 30 de septiembre. Ciudad de México, Toluca, Guadalajara, entre otros, son algunos de los destinos planificados. “Nosotros desde el año pasado empezamos a mandar muchísimo para afuera por las redes. Y pegamos onda con Fónica, un sello de distribución digital de USA que trabaja en coproducción con Sony Latinoamérica. A partir de ello empezamos a flashear con ir a México. Y nos empezó a recomendar que debíamos ir a México por el mercado y por la música que hacemos. Nosotros ya veníamos hablando porque nos habían invitado a festivales, pero nos costaba desde lo económico”. Finalmente la banda decidió no dejar pasar la oportunidad, contando con el apoyo y los contactos, pero apelando a la autogestión: “Con los chicos dijimos: lo hacemos sí o sí”. Otro dato alentador ha sido la respuesta en las lejanas tierras del norte: “Nos pasa que cuando nos hacen una nota acá no tenemos tanta repercusión como allá, que se suma gente o nos escribe. Hay buenos comentarios, que les gusta la música”. Y remata con un chiste: “¡Por ahí es todo mentira!”.

Lynx (cuyo nombre responde, entre otros significado, a una constelación de estrellas que sólo pueden ver quienes tengan ojo de lince) es una banda de su tiempo y sabés que no es sólo rock&roll… o indie o pop. “Sí, gestionamos. Y también tratamos de trabajar mucho lo visual, lo estético, y tener material siempre para mostrar para afuera. Nos interesa ese mercado porque hay respuesta básicamente”. Una banda de su tiempo también respecto a edades, donde todo se mueve con velocidad. “Nos pasó mucho”, analiza Brichetti. “Yo tengo veinticuatro y ellos veinte. Siempre charlamos que pasan seis meses y cambiamos por completo. En el primer disco las canciones que hacíamos las tiramos directamente. El segundo disco hicimos una preproducción con otra gente y nos ayudó un montón. Pero mientras grabás ya cambiaste lo que tocás y cómo tocás. Y nos pasó con este EP. Y las compusimos, mezclamos y grabamos en dos meses. Nos quedamos muy contentos”.

El cantante cree que el último registro expresa algo más carnal porque tiene que ver con el show en vivo. “También que personalmente empecé a crecer mucho. Me fui soltando cada vez más con mayor libertad para componer, para cantar y escribir. Creo que empezás a adaptar mejor tu música la vivo o al estudio. O pensar adónde vas, pero sin limitarnos. Nunca nos encerramos en algo y vamos a hacer esto. La verdad es que es lo que nos sale”. Claro que no les sale porque sí. “Nos gustan mucho la mezclas, la producción. Escuchar la música bien producida. Nos gusta eso de la mezcla. Pero sin embargo ensayamos todos los días, enchufamos la viola y le damos. Me parece que la mezcla de las dos cosas es por donde está pasando la música ahora”.

Respecto de la música actual por fuera del rock, Brichetti opina: “Los pibes cambiaron mucho. Hay mucho trap y rap. Me gusta que se incorpore y que se abra. Porque también es como que deja de pasar eso. Ninguna banda hace rock o sólo rock. Por lo menos yo nací con ese pensamiento de que no hay que cerrarse en los géneros, porque no dicen nada de la banda”.

Para escuchar Lynx: lynxmusica.bandcamp.com/