En medio de la crisis que atraviesa la educación superior, hoy por la tarde se realizará una marcha nacional universitaria desde el Congreso hasta el Ministerio de Educación. Visto el vigor que ha tomado el reclamo en las últimas semanas, se espera que la movilización sea multitudinaria para exigir mayor inversión presupuestaria y salarial para el sector.

“Esperamos que la movilización sea multitudinaria, y que sirva para que el gobierno se siente y podamos avanzar verdaderamente en la negociación. El reclamo universitario se volvió más grande y se suma cada vez más gente que no es de la Universidad. Eso mañana se va a notar por la gran cantidad de gente que va a participar”, dijo a Contexto Carlos De Feo, secretario general de Conadu.

CARLOS DE FEO (conadu): “El reclamo universitario se volvió más grande y se suma cada vez más gente que no es de la universidad”.

La marcha de hoy está enmarcada en un paro nacional en 57 universidades al que adhieren todos los gremios, y buscará ser un mecanismo de presión para torcer la negociación paritaria. A su vez, es la expresión de la comunidad educativa ante las subejecuciones presupuestarias y el retraso en el pago de los fondos para gastos de mantenimiento, becas y programas de inclusión, lo cual dificulta el acceso a la educación y el funcionamiento de las casas de estudio.

Ayer los gremios y el gobierno nacional volvieron a tener una reunión. Allí, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y la secretaria de políticas universitarias, Danya Tavela, acercaron una nueva propuesta. Al piso del 15% a octubre que había reconocido el gobierno en la reunión anterior, le añadieron un 6% a cobrar un 4% en noviembre y un 2% en diciembre. Son sumas remunerativas pero no bonificables, por lo que no consideran la antigüedad.

Los seis sindicatos que representan al sector (Conadu, Conadu Histórica, CTERA, UDA, FEDUN y FAGDUT) la rechazaron por “insuficiente” porque la nueva suma no contempla la inflación prevista para este año, superior al 32%. Piden un 30%, aunque un 25% más una cláusula gatillo podría encaminar la negociación. La cláusula se volvió un requerimiento indispensable para los sindicatos en medio de la incertidumbre económica por la corrida del dólar –ayer cerró a 34,40 pesos– y los nuevos adelantos del préstamo que pidió Macri al FMI.

La mesa de negociación pasó a “cuarto intermedio” hasta el viernes a las 10 hs, cuando habrá un nuevo encuentro entre las partes. En caso de no haber novedades, Conadu volverá a los paros la semana que viene, mientras Conadu Histórica proseguirá con ese tipo de medidas de fuerza que hizo esta semana.

Vigilia de estudiantes en el Rectorado de la UNLP

Al igual que ocurrió en otras universidades del país, el movimiento estudiantil de la UNLP realizó anoche una vigilia en el Rectorado, en la previa a la marcha universitaria.

Desde las 18 hs, las organizaciones y centros de estudiantes llegaron al Rectorado con sus banderas e ingresaron al patio interno, donde llevaron a cabo una asamblea interfacultades, de la que formaron parte jóvenes de las diecisiete Facultades de la UNLP.

“Nos juntamos para construir un programa de lucha y realizar un pliego de reivindicaciones de cara a la movilización, pero también para mantenernos movilizados por los derechos que vienen siendo fuertemente vulnerados por las políticas de ajuste del gobierno a nivel nacional y provincial”, señaló en diálogo con Contexto Gisela Cernadas, presidenta de la Federación Universitaria de La Plata (FULP).

GISELA CERNADAS: “Nos juntamos para construir un programa de lucha y realizar un pliego de reivindicaciones de cara a la movilización, pero también para mantenernos movilizados por los derechos que vienen siendo fuertemente vulnerados por las políticas de ajuste”.

Los reclamos que guiaban el encuentro anoche fueron la plena implementación del boleto educativo gratuito y su actualización frente al aumento de otras variables económicas, como los servicios, los recortes del PROG.R.ES.AR. que impiden la continuación de los estudios, aumentos salariales para profesores que permitan no perder poder adquisitivo, y mayor inversión para el presupuesto educativo de 2019.

La asamblea fue acompañada por una olla popular y actividades culturales. Participaban todos los espacios políticos del estudiantado de la UNLP, aunque no se esperaba la presencia de la organización Franja Morada, fuerza perteneciente a la alianza Cambiemos.

El ajuste en educación está enmarcado en un programa de gobierno que deteriora los derechos de las mayorías populares en beneficio de la acumulación de capital para sectores dominantes. En ese programa del gobierno, la educación superior es un obstáculo, no le interesa formar profesionales para su proyecto de país donde se necesitan pocos trabajadores y trabajadoras especializados.

Los estudiantes recibieron la visita y el apoyo de dirigentes de los gremios de profesores de la UNLP (ADULP), de los trabajadores no docentes (ATULP) y del Astillero Río Santiago, que permanecen instalados en una carpa blanca en Plaza San Martín frente a Gobernación contra la política de achicamiento de la empresa por parte del gobierno de Vidal.