Por Pablo Pellegrino

A pesar de que el Banco Central intervino el lunes en el mercado cambiario con dos ofertas de 300 millones de dólares, la presión sobre la divisa norteamericana persiste y volvió a subir unos centavos hasta alcanzar su nueva marca histórica de 31,54 pesos, según el promedio que realiza la entidad sobre la cotización en los principales bancos.

La venta de reservas se produjo en dos tramos: primero adjudicó cerca del mediodía 100 de los 300 millones que había licitado a un valor promedio de 30,86 pesos, y más tarde otros 110 millones en una nueva oferta de 300 millones con un precio promedio de 30,84.

Con esta suba, la moneda nacional acumula una pérdida de su valor de casi 12%, y en lo que va del año el número asciende a casi el 70%.

La entidad que conduce Luis Caputo abandonó la estrategia que implementó en las últimas tres ruedas de la semana pasada, en la cual se limitó a utilizar una polémica herramienta, que también fracasó: el dólar futuro. La polémica en el uso de esa herramienta de política monetaria se instaló luego de que el macrismo iniciara una causa penal contra el expresidente del BCRA Alejandro Vanoli, la expresidenta de la nación Cristina Fernández y el exministro de Economía Axel Kicillof, quienes se encuentran a la espera del inicio del juicio oral luego de que el juez Claudio Bonadio considerara hace algunos meses cerrada la etapa de instrucción.

Las operaciones a futuro se instalaron también en el debate de la Cámara de Senadores que habilitó los allanamientos a distintas propiedades de CFK. Fue la exmandataria la que le reprochó al oficialismo: “Vamos a ir a juicio por dólar futuro, un dólar futuro por el que no perdimos plata porque los que devaluaron fueron ustedes. Ustedes compraron dólar futuro y nosotros vamos a juicio oral”.

A propósito de esa “doble vara” que denuncian los exfuncionarios, Alejandro Vanoli pidió al Tribunal Oral Nº 1 (que llevará adelante el juicio) que se dirija al Banco Central para solicitar información acerca de las operaciones de dólar futuro con las que operó desde que estalló la corrida cambiaria.

Entre abril y julio, informó la autoridad monetaria, las pérdidas por operaciones con ese instrumento totalizaron 11.715.945.273 de pesos, y, según estima el expresidente de la entidad, las cifras de julio y agosto serían aún mayores. “¿Será considerado delito ahora?”, se preguntó a través de su cuenta de Twitter.

Por otro lado, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dialogó con agencias de prensa internacionales y adelantó que ya se dirigió al FMI para pedir que en septiembre el organismo libere los 3.000 millones de dólares que forman parte de los 50.000 millones que acordaron.

Dos meses después de haber firmado lo que el propio ministro destacaba como un “acuerdo inédito” y una ratificación al rumbo económico del país desde diciembre de 2015, Dujovne también pidió que se removiera una de las cláusulas establecidas en ese acuerdo.

Se trata del programa de recompra de letras intransferibles del Banco Central por parte del Tesoro, para desinflar el abultado stock de Lebac que se acumularon durante la gestión de Federico Sturzenegger. La solicitud de Hacienda se produjo luego de que Luis Caputo apostara por el desarme de Lebac con reservas internacionales, por lo que, según el ministro de Hacienda y los técnicos del Fondo, no era necesario mantener el esquema inicial.

Durante el encuentro con las agencias internacionales, el ministro reconoció también que, pese a los pronósticos alentadores que manejaron durante estos meses, la economía argentina no crecerá este año y caerá, según él, un 1% producto de la sequía que afectó al sector agropecuario.