El impacto del último tarifazo en las facturas llevó este jueves a que los trabajadores de las empresas recuperadas ocuparan pacíficamente el Ministerio de Energía de la Nación, conducido por Javier Iguacel, para exigir la detención de los cortes de energía por falta de pago, una tarifa diferencial del 50% y el congelamiento de las deudas.

Cabe recordar que en julio habían tenido un encuentro con Lucas Logaldo, jefe de Gabinete del Ministerio, quien se había comprometido a trabajar sobre esos puntos. Pero esos acuerdos quedaron en la nada. Ayer, los trabajadores de las empresas autogestionadas buscaban nuevamente restablecer el diálogo pero nadie los atendió. “No nos recibieron. En siete horas de ocupación del Ministerio sólo pudimos hablar con la policía. Una vergüenza”, dijo a Contexto Juan Litwiller, dirigente de la Federación Gráfica Bonaerense.

Sin Logaldo ni Iguacel brindando respuestas, las empresas recuperadas denuncian que continúan los avisos y amenazas de corte de los suministros, lo que pone en riesgo el funcionamiento de las empresas, sobre todo en aquellas que necesitan de energía eléctrica para producir.

Según explican los trabajadores, los tarifazos, que ya llevan aumentos del 1.500% desde el inició de la gestión de Cambiemos, también tienen su impacto en el salario de los trabajadores, conformados muchas veces en cooperativas: para no llegar al corte, el dinero que podría destinarse a mejoras salariales se va muchas veces en el pago de las facturas.

“La mayoría de las empresas recuperadas están en una situación crítica, bancando con todos los compañeros y haciendo un esfuerzo enorme, pero bajando mucho el salario para pagar el tarifazo”, explicó a Contexto Eduardo “Vasco” Murua, presidente del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER). Y detalló que la recesión impactó en las fábricas al punto de que incluso tuvieron que recurrir a la reducción salarial.

“Hoy un trabajador de una empresa recuperada tiene un promedio de 12 mil pesos de sueldo, pero podría estar cobrando 14 mil o más, pero eso es lo que se nos va en el pago de los aumentos de tarifas”, detalló Murua.

En este marco, fueron a buscar respuestas al Ministerio, pero con una custodia policial de por medio no les dieron siquiera una reunión. Sin compromisos estatales y con facturas a vencer, las empresas recuperadas han tomado la decisión de resistirse a los cortes y a movilizarse hacia las prestadoras de servicios.

“El martes vamos a definir una movilización y una vuelta al Ministerio de Energía con una movilización más fuerte”, explicó Murua.